Tú tienes el poder para tu desarrollo personal #3

“Para mí el poder definitivo consiste en ser capaz de crear los resultados que uno más desea, generando al mismo tiempo valores que interesen a otros”. Anthony Robbins.
En esta tercera semana del #Reto47Libros2016 me he leído un libro que aporta una visión profunda y amplia de lo que puede ser el desarrollo personal. Un libro que hay que volver a releer sin duda, que hay que consultar detenidamente, asimilar y estudiar porque aborda cuestiones esenciales del comportamiento humano. Ha sido un resto ambicioso, no te lo voy a negar. He tenido que poner toda la carne en el asador para cumplir con el objetivo de leer un libro a la semana. Pero como dicen por ahí “nadie dijo que fuera fácil”. Y aquí estamos.
Su autor Anthony Robbins y el título es “Poder sin límites”, la nueva ciencia del desarrollo personal.
 “El poder es la capacidad de cambiar la propia vida. No se comparte, no se impone. Es la aptitud para definir las necesidades humanas y para satisfacerlas (tanto las propias como las de las personas que a uno le importan). Es el don de gobernar el propio reino individual (los procesos del propio pensamiento y los actos de la propia conducta) para obtener exactamente los resultados que uno desea”.
Cada persona tiene el poder de aprender cómo puede cambiar para mejorar personalmente. Otra cosa es que queramos hacerlo, queramos esforzarnos hasta el límite para conseguirlo, porque sea cómodo poner excusas y quejarnos de la vida que llevamos, así dejamos de hacer, dejamos de movernos y cuando esto ocurre, tú no diriges tu vida, la vida te engulle, te mastica y te escupe. Puedes elegir tu rumbo, tu camino o puedes dejar que te lleven. Debemos esforzarnos cada día más, no podemos bajar los brazos, no debemos rendirnos. Tenemos que buscar nuestro motivo. Y ese esfuerzo tiene que estar dirigido a conseguir un objetivo que nos hemos marcado para alcanzar unos resultados. Decía Francisco Alcaide en esta entrevista que le hice “que los resultados son muy importantes, porque los resultados son indicativos de que se están haciendo bien las cosas”.
Para lograr resultados hay que actuar. Hay que pasar a la acción. Anthony Robbins explica que “es la acción lo que da consistencia a todo éxito sobresaliente. La acción, y sólo ella produce resultados. El conocimiento no es más que poder en potencia, excepto cuando recae en manos de quien sabe cómo conducirse a sí mismo para actuar con eficacia”.
¿Cuántas dudas hemos tenido cuando queríamos pasar a la acción? ¿Por qué no lo hemos hecho? ¿Hemos tenido miedo al fracaso o al ridículo? Esta frase nos puede ayudar: El poder es la capacidad de actuar.
 Cómpralo aquí

C
ómpralo pinchando la imagen
Un tema esencial del libro (y de nuestra vida) es la comunicación. Según “Poder sin límites”, lo que hacemos en la vida está determinado por la manera en que nos comunicamos con nosotros mismos.
“El dominio que usted tenga de la comunicación hacia el mundo externo determinará su grado de éxito con los demás (en los aspectos personal, emocional, social y económico). Pero lo que es más importante, el grado de éxito que usted perciba interiormente (la felicidad, la alegría, el éxtasis, el amor o cualquier otra cosa que usted desee) es el resultado directo de cómo se comunica usted consigo mismo”.
Hay 4 claves para alcanzar la excelencia:
1. Definir con precisión lo que uno quiere conseguir.
2. Pasar a la acción.
3. Desarrollar la agudeza sensorial que se necesita para distinguir qué clase de reacciones y de resultados obtenemos como consecuencia de nuestras acciones.
4. Tener la flexibilidad imprescindible para modificar el rumbo de nuestra conducta hasta conseguir lo que queremos.
Esto es sólo una pequeña muestra de lo que encontrarás en “Poder sin límites”. Anthony Robbins nos detalla el estado y los comportamientos de las personas, estrategias para relacionarnos mejor y comprender a los demás. Nos explica la importancia de la PNL (Programación Neuro-lingüística) que es la ciencia de cómo dirigir el propio cerebro de manera óptima para lograr unos resultados que uno desea. Esto y mucho más. Sólo te estoy abriendo una puerta al conocimiento…
Voy a terminar este post con una anécdota que cuenta el autor sobre Steven Spielberg. A los doce años, Spielberg ya sabía que quería ser director. Su vida cambió cuando tenía diecisiete años y participó en una visita a los estudios de cine de la Universal. El grupo iba por los estudios de rodaje, algo común. Pero Spielberg se escabulló del grupo, pasó a la acción y fue a ver un rodaje. Lo pillaron y tuvo una “charla” con el jefe del departamento de montaje. Para muchas personas el relato hubiera acabado ahí, pero no para Spielberg. Él sabía lo que quería: ser director de cine.
Cambió de estrategia. Aprendió de su primera visita, se hizo con un maletín y al día siguiente pasó con toda la naturalidad por delante de los guardias como si fuera parte del personal. Después se hizo con una camioneta abandonada y le puso con letras adhesivas “Steven Spielberg, director”.
Se pasó todo el verano visitando, directores, guionistas y montadores, moviéndose cerca de las fronteras del mundo en que deseaba entrar y aprovechando y desarrollando el sentido de la eficacia de una película.
Convertido en habitual de los estudios, a los veinte años presentó una película a los estudios que había realizado y consiguió un contrato de 7 años para dirigir una serie de televisión. Había conseguido alcanzar sus sueños.
¿Tú hubieras seguido con el grupo de visita o te hubieras escabullido? Y si hubieras pasado a la acción y te hubieran pillado ¿Habrías ido más allá como Spielberg o te habrías conformado?
“La buena madera no crece con facilidad; cuanto más fuerte el viento, más vigorosos los árboles”. J. William Marrito.
Te espero en el apartado de comentarios.
Gracias.
#Reto47Libros2016
Miguel Angel García.
@alienaragorn

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: