¡Tienes que darlo todo! No te queda otra


Tienes que darlo todo. No te queda otra.


“Pon tu alma en todo lo que hagas” Menéndez Pidal.

No queda otra. Si quieres ser uno/a más, puede que mediocre e incluso del montón y sigues sin obtener los resultados que deseas no puedes continuar haciendo lo mismo.

Si tienes un trabajo que no te llena, es más, que te vacía el alma cada vez que tienes que acudir a tu empresa, estás ganando un sueldo que te ayuda a pagar las facturas pero estás perdiendo tu vida en ello. Hay una opción, crear las circunstancias para encontrar otro empleo que te realice más. ¿Quién se atreve?

¡Tienes que darlo todo! O te implicas, te esfuerzas en mejorar cada día tu desempeño laboral y tienes inquietudes y ganas de aprender a través de la formación que proporciona la empresa o bien por tu cuenta o acabarás en una situación personal y profesional que no te va a gustar nada: La del olvido, la marginación y la crisis emocional.

Aunque la buena noticia es que dependes de ti mismo.Si, tú eres la persona capaz de resolver los procesos complicados que tenemos que afrontar en esta vida y que nos sirven para aprender del pasado y mejorar nuestras opciones para un presente siempre complicado y un futuro que tú tienes que dibujar. No sirve el conformismo, ¡Tienes que darlo todo!


El mercado laboral está muy mal, pero va a seguir estándolo durante mucho tiempo…aporta valor a tu organización, esfuérzate por hacer las cosas bien e implícate como nadie lo hace. Esto no garantiza que no acabes en la calle algún día, pero sí que cuando tengan que decidir quién se va, tu nombre pase de largo en la lista una vez más.

Sólo nosotros podemos cambiar esa situación donde el jefe de turno ha aprendido lo que es la palabra “liderar” porque ha visto la clasificación de fútbol de 1ª División y lo ha leído en un artículo deportivo. ¿Que exagero mucho? Puede que me equivoque.

También puede que tengas compañer@s que están deseando colaborar contigo para realizar de una forma más eficaz tu trabajo o que busquen el camino del trepa directo a la cumbre donde tú solamente eres un sencillo escalón. Este ambiente es fácil notarlo cuando entras a cualquier empresa, aunque seas poco observador.

¡Tienes que darlo todo! Seas quien seas, qué haces con tu vida para ti es lo más importante. Tu tiempo es valioso como para malgastarlo en quehaceres que no te aportan nada o muy poco.
La mejor solución es encontrar aquello que te gusta y amas de verdad como para que no parezca que estás trabajando. Fácil no es, básicamente porque la mayoría de nosotros somos conformistas y preferimos nuestra zona de confort (por muy poco agradable que sea) a gestionar situaciones donde la incertidumbre es la protagonista.

“Este momento, como todos, es uno muy bueno si es que sabemos qué hacer con él”. Ralph Waldo Emerson

Así que tú decides. ¡Tienes que darlo todo! No te queda otra. La mediocridad es un universo muy amplio, donde si no lo damos todo y buscamos ser extraordinarios nos confundirán con otra estrella más.

Elige la actitud con la que afrontas las situaciones, por complicadas que sean, elige ser la estrella que más brilla.

¡Feliz día!

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: