Síndrome de Asperger ll Carta de Mercedes.

Seguramente uno de los mayores hándicaps de las personas con Síndrome de Asperger es el de manifestar emociones y sentimientos, así como comprender a los demás. Casi siempre les cuesta empatizar con la gente y suelen sufrir una gran sensación de soledad. Buscan potenciar sus habilidades intelectuales para compensar su falta de comunicación social. Esa gran capacidad para aprender, ha servido a personalidades  con S.A. para destacar y  ser reconocidos en el mundo cultural y científico .
A continuación transcribo la carta de Mercedes, una madre que se preocupa porque su hijo tenga un sitio en esta sociedad.
foto: bebesymas.com

¿QUÉ HUBIERA SIDO DE NOSOTROS SIN LOS AUTISTAS?

“Cuando era niña mi umbral para procesar el bla-bla-bla era de tan solo unos segundos, cuando tenía diez años este umbral ya había pasado de cinco a diez minutos. En la adolescencia y hasta llegar a la veintena, el umbral ya era de quince a treinta minutos. En la actualidad es de aproximadamente de veinte a cuarenta y cinco minutos…si el entorno hubiese estado más adaptado…estos umbrales podían haber sido mucho mejores…”( Williams 1996 )

Cuando miro a alguien directamente a los ojos, en particular a alguien que me es familiar…siento como si sus ojos me quemaran…” ( Jackson  2002)

“A veces cuando otros niños me hablaban, yo apenas oía, otras veces sus voces sonaban como balas” ( White y White 1987)

“Siempre he sabido que el mundo ha estado fragmentado. Mi madre era para mí un olor y una textura, mi padre un tono, mi hermana mayor era algo, algo que se movía, que cambiaba de sitio”  (Williams 1999)

En realidad te oigo mejor cuando no te estoy mirando…el contacto visual es… incómodo…la gente nunca entenderá la batalla  a la que me enfrento para poder hacer esto.” (Lawson 1998)

“Ocasionalmente, perdía toda la sensación de perspectiva. De repente, cualquier cosa podía parecerme monstruosamente grande si se acercaba a mí a toda velocidad, o simplemente si no estaba preparado para verla venir. Así mismo, el hecho de que alguien se inclinara hacia mí repentinamente me producía una sensación aterradora. Sentía como si algo se fuera a caer encima de mí y me fuera a aplastar. ( Gerland 1997)

“Cuando era pequeña…parecía que no sentía dolor o malestar, no quería ayuda, no sabía lo que estaba diciendo, no veía ni escuchaba. Cuando por fin lograba descifrar y procesar alguna de estas sensaciones, respuestas o comprensiones que entonces adquirían significado, y yo podía encontrar los medios necesarios para responder ; yo ya estaba a quince minutos, un día, una semana, incluso un año más allá del contexto en el que se había producido dicha experiencia.” (Williams 1996).

“A veces el volumen de las cosas es demasiado alto…Parece que las cosas están casi al lado mío. A veces los objetos se vuelven repentinamente más brillantes.” ( Oliver en Williams 1994).

En resumen, estos son testimonios reales de personas adultas con Autismo y Síndrome de Asperger para que nos hagamos una vaga idea de cómo se siente y percibe el mundo con estos trastornos…

Hagamos un ejercicio de reflexión y pensemos en el esfuerzo enorme que supone para ellos sobrevivir a nuestra sociedad y sus normas. Lo realmente difícil que puede ser identificar algo tan sencillo como un burla, una mentira, una broma o una mirada para una persona que no conoce la maldad o los dobles sentidos por alguien que es nobleza y sinceridad por naturaleza…

Olvidemos la idea de niños rebeldes, sin sentimientos, desconectados o retrasados nada más lejos de la realidad…solo porque no jueguen, se estimulen o se expresen igual que el resto de los neurológicamente-típicos no significa que sean peores ni mejores, sino que tienen una manera diferente de percibir y procesar la información. Pensemos que sería de nosotros sin un autista que se hubiese machacado los dedos hasta conseguir fuego o tallar una lanza para poder cazar, sin Isaac Newton autor de la “Teoría de la Gravitación Universal”
o Albert Einstein “padre” de la “Teoría de la Relatividad” entre otros muchos como Leonardo da Vinci…

Pensemos nosotros ¿No seremos nosotros, las personas neuro-típicas, los realmente insociables al discriminar, marginar o rechazar a personas así?

Los niños siguen siendo niños independientemente de color de su cabello, su piel o su manera de procesar y sentir…

Gracias Mercedes, creo que sobran más palabras…







Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: