Plantearse objetivos, luego priorizarlos y después cumplirlos.


Hoy es un buen día para mejorar nuestra “rutina” diaria (incluso para cambiarla un poquito si no estamos cómodos con ella) para establecer compromisos de dedicación, esfuerzo y perseverancia y de ésta manera proponer y cumplir unos objetivos cualesquiera que sean. Da lo mismo si el objetivo es ponerse a estudiar una carrera como si decidimos quitarnos un poco de peso de nuestro maravilloso cuerpo porque nos encontramos demasiado “fuertes”. Es igual si lo que queremos es ir a hacer deporte como si pretendemos escribir un libro, tanto si pretendemos conseguir una cita con alguien que nos gusta o nuestro cometido es buscar un empleo…

foto: jossbin morguefile.com

La complejidad del objetivo no es la causa principal. En este caso la prioridad es realizar un camino para llegar a la meta. La importancia de tener un propósito y conseguirlo. Es indiferente la clase de meta que nos propongamos. Cada persona tiene unas condiciones excepcionales para desarrollar unas aptitudes, además de una visión diferente y un gusto personal que le confiere esa condición de ser “especial”, ni mejor ni peor que cualquier otro ser humano, pero si singular. Con estas cualidades es capaz de lograr lo que se proponga si se esfuerza al máximo. Después vendrá la actitud con la que se plantee ese reto, que es indispensable para alcanzar sus metas.

Tenemos que marcarnos ese objetivo que por alguna razón todavía no habíamos podido dedicarle el tiempo necesario o hemos retrasado por innumerables motivos. Y digo objetivo en singular. Hay que planificar y priorizar el más importante para nosotros. Podemos tener muchos pero es necesario centrarse en uno para dedicarle todos nuestros recursos y toda nuestra alma.
Dice Seath Godin:”la mayoría de las personas deambulamos en la generalidad en vez de buscar un concepto específico”, o lo que es lo mismo, siempre tenemos tantas cosas que hacer y tan variadas, queremos abarcar tantos cometidos, que nos podemos olvidar de cuál es nuestra prioridad, nuestro objetivo principal en ese momento es elegir. De esta elección saldrá nuestro mayor aliciente para conseguir lo que nos propongamos. Nos dará otro motivo más para levantarnos todos los días y decir “tengo que hacerlo, puedo hacerlo, lo voy a conseguir“. 

“Sólo usted puede crear su propio éxito y únicamente usted puede bloquear ese éxito. Si su visualización del éxito es más fuerte que sus dudas o temores alcanzará el éxito”. Marc Allen








  







Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: