Parados

La sensación de que le despidan a uno nunca es buena, se te queda cara de panoli, de gato de escayola y te recorre un escalofrío indefinible por el cuerpo que hace que tu nueva vida comience con una sensación de desasosiego. 
Las primeras horas permaneces en una nube, en un mar de dudas y empiezas 
a vislumbrar un presente gris y un futuro negro. Los días siguientes estás descolocado, desubicado y vas tomando conciencia de lo que te está pasando.
Oyes la cifra de la EPA y te quedas congelado, 6 millones de personas, de almas que no tienen empleo (declarado). La siguiente cifra también es demoledora, el 56% de la gente apuntada al paro ya no cobra ninguna prestación.Ya por último, un dato apabullante “Es la caída continuada de la probabilidad de encontrar trabajo estando en paro: a mediados de 2007, esta probabilidad rondaba el 30%; en el primer trimestre de este año, se situaba en el 10%. Otra igualmente relevante es la estructura del paro y, muy ligada a ella, la cobertura y la calidad del sistema de prestaciones por desempleo”. Fuente Sara Baliña El trigo y la paja del mercado de trabajo.
Después de visitar una oficina del INEM la realidad es todavía más cruda, gente muy joven sin formación o por el contrario los hay muy preparados o JASP (Jóvenes aunque sobradamente preparados), parados de mediana edad como la mía, que no son ni muy jóvenes ni muy mayores, que hacen cola para verificar si están en la lista y miran para un lado y para otro preguntándose que hago yo aquí. Madres con sus hijos a los que miran con ternura reflexionando sobre su presente y su futuro. Personas de edad más avanzada que se quedan embobados con la máquina electrónica del ticket como si estuvieran en otra época, en definitiva, toda una multitud de diversa índole en un espacio reducido donde a poco que prestes atención se escucha un tono de desesperación y de incertidumbre que puede acongojar.
Pero como en esta vida ni todo es blanco ni negro sino que hay grises claros y muy oscuros, también se puede percibir la amabilidad llena de humanidad de los empleados de la oficina. Dejemos el sonido de la máquina: “b121 mesa n-26” y vayamos a plantear el presente que es la base del futuro.
Como decía Clooney en “Up in the air” – Cualquiera que haya construido un imperio o cambiado el mundo ha pasado por esta situación y gracias a haberla pasado ha podido hacerlo-. No está nada mal como principio para una nueva vida. 
El siguiente paso es valorar el tiempo, sabemos que pasa muy rápido pero no acabamos de percibir la velocidad con la que escapa. Según R.S.Sharma- el tiempo es el gran nivelador de la vida. Tenemos 24 horas al día. Lo que distingue a las personas que crean grandes vidas de las personas grises es como usan esas horas-. 
La prioridad es concentrarse en un objetivo (el mío es conseguir una fuente de ingresos, aunque no es la única) no perder la perspectiva y esforzarse al máximo en conseguirlo.
A continuación hacer un análisis DAFO (Debilidades,Amenazas,Fortalezas y Oportunidades) de tu persona, nadie como tú para saber qué cualidades tienes, en qué eres un fenómeno y cuales tienes que mejorar.
Después hay que formarse, leer todo lo que te interese (que antes por ponerte excusas no leías), documentarse, prepararse.
Hacer ejercicio físico y ponerse en forma es fundamental para conseguir que tu cuerpo y mente generen optimismo y seguridad.
Además incorporaré a mi vida más disciplina, muy importante para conseguir las metas que te propongas. Otras cosas prioritarias como la familia se verán más recompensadas con mi dedicación y tiempo y de lo qué dejé en el camino
del pasado, lo que valga la pena volverá al presente.
Y esto es el principio…





Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: