No te paralices por el análisis y pasa a la acción

 

 

No te paralices por el análisis y pasa a la acción

“Mañana se convierte en nunca. No importa cuán pequeña sea la tarea, ¡Da el primer paso ya!” Tim Ferris

Ha llegado el momento de pasar a la acción. Planificar es necesario, actuar es imprescindible si queremos resultados. La teoría es útil, pero lo que marca la diferencia entre lograr nuestras metas y no hacerlo es nuestra capacidad para actuar, para movernos, para lanzarnos al espacio de la incertidumbre superando el miedo a fracasar.

Nos pasamos media vida diciendo que vamos a hacer algo (comer sano, hacer deporte, montar un negocio, buscar otro trabajo, hacer el camino de Santiago, tener éxito…) y luego nos pasamos la otra media planificando. Y entre una y otra se nos termina la oportunidad de hacer algo grande. ¡Hemos nacido para dejar huella en este mundo! 

PLANIFICACIÓN EXCESIVA

Planificamos y planificamos como si lo que escribiéramos en nuestro ordenador o en la libreta fuera sagrado. ¡Si cuando empezamos a desarrollar nuestro plan cambiamos casi todo! Nos da miedo empezar. Estamos “calentitos” y “cómodos” en nuestra zona de confort mareando la perdiz. Y esto no es otra cosa que perder el tiempo. La incertidumbre tumba nuestra capacidad de actuar. Y así llegamos a “la parálisis por análisis”. ¿Por qué? Porque cuando estamos “paralizados por el análisis” evitamos la responsabilidad que supone poner en marcha un proyecto. Esta responsabilidad pasa a modo encendido en cuanto comienza la carrera de verdad, la carrera de tu vida por el camino que has elegido: Actuar, proponer y arriesgar. No se trata de estar loco, aunque esto va de tener un punto de locura y de valentía, de enfrentarte a tus miedos y tener confianza en ti.

NO BUSQUES LA PERFECCIÓN, BUSCA LA EXCELENCIA

¿Qué nos paraliza? ¿Por qué nos cuesta tanto actuar? Soñamos con algo grande, pensamos, planificamos, ajustamos, quitamos y ponemos, y volvemos a mirar nuestro plan hacia nuestro sueño, hacia nuestro producto, hacia nuestro éxito. Y nos paramos y volvemos a reflexionar. Nos preguntamos si estará todo bien y perfecto. Le damos una y mil vueltas porque queremos que sea espectacular ¡Es nuestro sueño, nuestro proyecto personal! No nos acordamos de la máxima de los genios tecnológicos de Silicon Valley que decía: “más vale producto terminado que perfecto” en alusión a la búsqueda de la perfección cuando lo que hay que buscar es la excelencia. Porque lo que importa es empezar, importa actuar y ponerte en marcha, después ya tendremos tiempo de mejorar, de cambiar el rumbo si no nos va bien, de ser flexibles para adaptarnos a la realidad.

No te paralices por el análisis y pasa a la acción

 

LA ACCIÓN PRODUCE RESULTADOS

“Las personas de éxito, las personas que consiguen resultados, son personas de acción; porque sólo la acción produce resultados. La mayoría de la gente es presa de la “parálisis por análisis” al no contar con todos los medios a su alcance o no ver todo el camino por delante. Planificar es necesario, pero es la ejecución la que da réditos. Hay que actuar y, sobre la marcha, ir modificando el guion, según las circunstancias y sin perder de vista el horizonte de las metas”. “Aprendiendo de los mejores” de Francisco Alcaide.

En el libro “Desata tu éxito” de Víctor Martín, encontré un ejemplo que creo que ilustra muy bien el por qué es esencial pasar a la acción y no quedarte paralizado analizando eternamente.

La fábula del asno de Buridán

Cuenta cómo el dueño de un asno le puso a éste enfrente dos montones de heno del mismo tamaño para que se alimentase. Ambos montones eran exactamente iguales. Pero ¿cuál debía comerse primero? ¿Derecha o izquierda? Final trágico. El asno sufrió parálisis por análisis y murió de hambre porque nunca decidió de qué montón comer.

En “Acción. Haz equivócate y aprende”, el capítulo 10 de mi libro “La vida continúa. Protagonízala” comentaba que la acción focalizada nos hará crecer como personas mediante la experiencia y el error. Actuar nos lleva a la experiencia. La experiencia nos conduce al aprendizaje y este a mejorar y a crecer como personas y profesionales.

El filósofo hindú Khisnamurthi decía que “comprender significa acción inmediata” y que “la acción más pequeña vale más que la intención más grande”. No esperemos a actuar. Vayamos a por lo que queremos. Arriesgar con sentido y corazón puede llevarnos a la frustración por no conseguir lo que soñamos, pero, y esto es lo que creo realmente importante, nos indica el camino de nuestra vida, de la experiencia y del aprendizaje. Nos permite aprender para la próxima vez y acercarnos más a nuestro propio éxito.

Para evitar “la parálisis por análisis” no hay nada como leer las palabras de Francisco Alcaide “La acción es la verdadera medida de la inteligencia. La única forma de que se produzca un cambio en tu vida es que te decidas a actuar”.

¿Te has decidido a actuar o en cambio estás en “la parálisis por análisis?

Gracias.

La vida continúa. Protagonízala

@magarcimor

 

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: