El milagro de una bola de nieve

El milagro de una bola de nieve

 

¿Crees que es posible un milagro de una bola de nieve?

 

“Pon tu pizca de bondad en donde estés, porque son esas cosas buenas juntas las que impactan al mundo”. Desmond Tutu

 

Si eres consciente del valor de la vida y cómo las pequeñas cosas o los detalles más ínfimos pueden hacerte sentir grandes sensaciones, emociones y experiencias, conocerás el valor de los pequeños detalles que muchas veces pasamos por alto. ¿Cómo una pequeña bola de nieve puede hacer un milagro en una persona?

Si tu día a día es un efímero episodio donde estás abrumado por la cantidad de cosas que tienes que hacer y tus niveles de cortisol son elevados debido al estrés y la ansiedad de no llegar a todo, conocerás el valor de los pequeños detalles que muchas veces pasamos por alto. ¿Y si te tomas un te o meditas diez minutos? ¿Qué pasaría?

Si te fijas en las personas, pero no eres capaz de vivir con intensidad una mirada o una sonrisa como detalles que pueden marcar la diferencia, te estarás perdiendo el valor de los pequeños detalles, esos que nos hace humanos, diferentes y únicos.

El valor de lo efímero

BJ Miller es un médico especialista en cuidados paliativos y asesor del proyecto Zen de Cuidados Paliativos en San Francisco. Se podría decir que es experto en la muerte. Te recomiendo su charla TED “Lo que realmente importa al final de la vida”.

 

Tuvo un accidente en la universidad que lo electrocutó y lo dejó sin tres extremidades. Una unidad de quemados es un lugar horrible. Los pacientes se desgarran de dolor. Es muy duro trabajar en un entorno así. Se toman las máximas precauciones para que no haya infecciones porque causa muchas muertes. Todas las personas que pasan por allí llevan batas, máscaras y guantes. Es un lugar aislado, donde no sabes si es de día o de noche. Si hace frío o calor. No hay ventanas.

Cuenta BJ Miller que estaba nevando fuera y él no lo sabía. Y una de las enfermeras a la que estaba muy unido se le ocurrió darle una sorpresa. Y esto fue lo que le pasó según sus propias palabras: “Tuvo la brillante idea de traerme a escondidas una bola de nieve para que pudiera sentir la nieve. Fue algo increíble, tío. Que cosa más simple ¿no? Pero me la puso en la mano y el mero hecho de sentir el contraste de la nieve fría con mi piel crujiente, quemada, una piel repugnante, inflamada, y ver cómo se fundía y ver la nieve convertirse en agua, ese milagro sencillo, fue simplemente maravilloso para mí. Me hizo ver con claridad que mientras estamos en este cuerpo, los seres humanos somos máquinas de sentir. Si nos desconectan, si nos desactivan los sentidos, nos quedamos apagados. Fue el momento más terapéutico que alcanzo a imaginar.

Nunca lo habría sospechado. En primer lugar, la sensación, el simple acto de sostener una bola de nieve. Pero también la idea implícita, inherente que me ayudó a ver. Que todo cambia. La nieve se convierte en agua. Es bella porque cambia. Las cosas son efímeras. Fue tan bello formar parte de este extraño mundo en aquel momento. Volví a sentirme parte del mundo, en lugar de apartado de él. Fue algo potente”.

El milagro de una bola de nieve.

Gracias.

“Valora lo que tienes, ama a tu gente y lucha por lo que quieres”.

Fuente: Libro “Armas de titanes”. Tim Ferris

Miguel Ángel García

Escritor de desarrollo personal y liderazgo. Autor de los libros "La vida continúa. Protagonízala" y "Sácale partido a tu vida". También de los ebooks "Claves para mejorar tu vida" y "Liderazgo invencible".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!