Los buscadores de la vida.


¿Quiénes son los buscadores de la vida? Son todas aquellas personas que se plantean continuamente preguntas y buscan las respuestas, y cuando las tienen vuelven a hacerse más preguntas y así sucesivamente. Son incansables, inquietos y curiosos por naturaleza. Buscan conocimientos, relaciones que les aporten plenitud y satisfacción y ante todo, buscan ser felices a su manera. Porque cada persona de este mundo tiene que encontrar por sí misma la forma de sentirse bien y en consecuencia, contagiar a los demás con esa felicidad.

“Primero debes ser una buena persona y tener un fuerte sentido de identidad. Inmediatamente después, todas las fuerzas del mundo se convierten en herramientas para tus propósitos”. Abraham Maslow.

César Piqueras (Un buscador) comenta en “Mentalidad Ganadora” que la ventaja que más le gusta de ser un buscador, “es que nunca dejas de esperar respuestas. Por lo que siempre estas deseoso de saber y conocer. Otra de las ventajas es que no paras de imaginar, crear, innovar, planificar y empezar nuevos retos”. También explica que su “principal motor no son los resultados o las expectativas de éxito, mi principal motor es seguir buscando. No vivir pendientes del resultado, es otra de las características que nos hace sentirnos felices a los seres humanos”.
Para ser un gran buscador/a debemos empezar por dedicarnos tiempo a nosotros mism@s ¿Cómo suena esto? ¿Cómo que tiempo con nosotros mism@s? Sí, a pesar de nuestro endiablado ritmo de trabajo (que levante la mano quien no lo tenga), de hacer mil quinientas cosas en un día (que levante la mano quien no las haga) y de ir de un lado para otro con tus hij@s, tus sobrin@s, o contigo mismo (que levante la mano quien no vaya de culo, pardon madames et monsieurs ).

Deberíamos de buscar un tiempo para hacernos algunas preguntas. Estaría bien parar como hace nuestro amigo Ricard Lloria y sentarse en un banco de un parque a ver pasar a la gente (estoy oyendo una cantidad ingente de improperios: es que tú no sabes las cosas que tengo que hacer, no tengo tiempo, tengo que acabar el pedido, hay que entregar el trabajo, esto es una locura, no tienes ni idea…)

No, no estoy en vuestra vida, estoy en la mía. Y ahora mismo me estoy acordando de cuando anoche se durmió mi hija Sofía de 4 años en mis brazos. Momentos inolvidables.

Ahí van algunas preguntas:

-¿Nos gusta nuestra vida?

-¿Somos felices con ella?

-¿Me gusta el tiempo que empleo en mi trabajo?

-¿Dedico el tiempo que me gustaría a las personas que quiero?

-¿Tengo la sensación de que el tiempo se me escapa?

-Si no me gusta lo que hago, ¿por qué no lo cambio?

-¿Dejo que los demás me “roben” mi tiempo con cosas que no me importan?

-¿He aprendido a decir NO para no intentar agradar a todo el mundo?

-¿Tengo mis prioridades claras? Qué quiero ser, cómo conseguirlo y cuándo.

-¿Tengo un plan para mejorar personal y profesionalmente en el caso que quiera hacerlo?


-¿Soy un buscador/a?
“Amarse a uno mismo es el camino de una aventura que dura toda la vida”. Oscar Wilde.

Como comentaba al principio, un buscador hace preguntas y busca las respuestas. En el libro “Los cuatro acuerdos” del Dr. Miguel Ruiz, los dos últimos acuerdos son:

1-No hagas suposiciones.
2-Haz siempre tu máximo esfuerzo.

Nos plantea que “hacemos todo tipo de suposiciones porque no tenemos el valor de preguntar”. “La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras. Si no comprendes alguna, ten el valor de preguntar hasta clarificarlo todo lo posible, e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular. Una vez escuches la respuesta, no tendrás que hacer suposiciones porque sabrás la verdad”.

Y en el segundo acuerdo nos dice que hagamos siempre nuestro máximo esfuerzo ¡Hay si siempre lo hiciéramos!

Hacer tu máximo esfuerzo significa actuar porque amas hacerlo, no porque esperas una recompensa. La mayor parte de las personas hacen exactamente lo contrario: sólo emprenden la acción cuando esperan una recompensa, y no disfrutan de ella. Y ese es el motivo por el que no hacen su máximo esfuerzo”.

Este tema de los buscadores de la vida está incluido en un capítulo del libro que estoy escribiendo.

“Si no tienes una agenda personal, es altamente probable que seas parte de la agenda de otro”. José Cabrera.

¿Eres un/una buscador/a de la vida?

Unas inmensas gracias por leerme.

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: