La Solidaridad de la gente, la Solidaridad de Galicia


Un día como ayer, nos enseñó multitud de cosas. Una de ellas es la de que cada instante que pasa vale su peso en oro. A veces no nos damos cuenta, pero otras nos ocurre, que la realidad nos da un zarpazo que nos deja muy tocados. 
Voy a aprovechar para acompañar en el sentimiento a todas las familias que se han visto afectadas de alguna manera u otra con este terrible suceso.
Mi intención con este post es resaltar el magnífico comportamiento de la sociedad. La Solidaridad (con mayúscula) de toda la gente, ha brotado como un manantial en la montaña, como lo hacen las flores en primavera o las semillas recién plantadas. 
La gente está jodida por todas partes, la situación de muchas familias es insostenible y demasiadas personas están pasándolo muy mal. Pero ni con éstas la sociedad se amilana. 
Los primeros en prestarse a ayudar y rescatar a los heridos fueron los vecinos.
Viendo las imágenes uno se siente orgulloso de ellos. Había un joven con una camiseta roja que no paraba de ayudar a los heridos. Otro vecino incluso cogió herramientas de su casa para poder cortar una puerta o una parte del tren para conseguir abrir un hueco y poder sacar a los heridos. Se ve incluso a un chico intentado tirar de un cristal ¡con las manos!, imagínense cómo estaba y cómo quería sacar a las personas que había allí atrapadas. También hubo gente que fue a su casa a por mantas y agua ante la necesidad urgente de utilizarlas, ya que los equipos de protección civil se vieron desbordados. 
No me olvidaré de todos esos individuos anónimos que hicieron todo lo posible por colaborar.
A esto hay que añadir el valor de todos ellos, el valor de acercarse, el valor de actuar y de no quedarse bloqueado (algo lógico por otra parte) y en definitiva el valor de hacer el bien por los demás.
Las autoridades pidieron donaciones de sangre y la sociedad gallega acudió en masa, en una hora tenían cubiertas las necesidades. Había colas kilométricas, colapsaron las calles. A uno se le pone la piel de gallina…

Los bomberos que se encontraban de huelga no dudaron ni un instante en sumarse a sus obligaciones. Llegaron ambulancias de todos los sitios posibles. La policia local, la nacional y la guardia civil también cumplieron con creces su misión. Una de las más importantes de sus vidas, la de salvar vidas. Los médicos que no estaban trabajando se acercaron a los hospitales sabiendo de la urgencia de su experiencia en momentos tan difíciles.
Escuché la noticia de que incluso los turistas que estaban en la ciudad y eran médicos también se ofrecieron. ¡Qué vocación la del servicio público!.

La red social Twitter fue la que más rápido reaccionó ante la tragedia. Era rapidísima, estabas contínuamente retwitteando con información para ayudar, teléfonos, dónde dirigirse. No parabas, la información necesitaba expandirse, llegar a todos los sitios y creo que lo consiguió. Fue increible.

Esto es un pequeño homenaje a toda la gente que hizo posible algo esencial en esta sociedad. LA SOLIDARIDAD.






Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: