La originalidad y la copia


A la hora de elegir un camino u otro en nuestra vida, nos influye todo nuestro entorno. En muchas casas donde el hábito de lectura de los padres es un ejemplo, hay muchas probabilidades de que los hijos acaben adquiriéndolo. Es una forma de copiar lo que crees que está bien y además te llena y te gusta. En otras ocasiones, de alguna manera la originalidad triunfa y se rebela al escoger un camino diferente al que vives a diario en casa o en otro entorno habitual. Todas esas sensaciones que vivimos diariamente van forjando en nosotros una forma de pensar, un carácter y una personalidad.
foto: PhotoRack
La información a la que tenemos acceso hoy en día difiere muchos de la de hace 10 años. Antes la televisión y la prensa escrita eran los medios de comunicación donde acudías para “estar informado”, una información bien controlada y dosificada, en muchos casos originales y en otros tantos, leíamos y veíamos diferentes copias.
Afortunadamente en la actualidad tenemos la posibilidad de acudir a la red, a internet para el que sea ávido de cualquier información, tenga la posibilidad de acceder a ella. Este hecho genera más opciones a las personas para adquirir y aprender sobre los temas que le interesen. Sólo necesitas la actitud necesaria. Puedes navegar horas y horas y consultar miles de datos que llamen tu atención. Pero aún teniéndolo al alcance de un clic, también corremos el riesgo de perdernos ante la multitud de posibilidades. Hay que saber seleccionar tus fuentes y elegir bien de dónde vas a obtener esa información, ya que en muchas ocasiones encontraremos “desinformación” y vulgares copias que no aportarán nada.

Y lo que no cambia, al igual que en el mundo offline, es la capacidad de influenciar y de crear una marca de valor. No cambia la personalidad arrolladora de los que se atreven a hacer algo diferente. Si en la pandilla de entonces siempre estaba el que iba por delante del resto y los demás le seguían hasta el fin del mundo, en el universo online, tenemos los mismos genios que son capaces de generar contenido original que siguen miles y millones de personas. Es decir, trasladamos las capacidades del mundo físico y terrenal al universo del teclado en el portátil o del táctil en el Smartphone.

Y como decía aquel  ”El que da primero da dos veces”. En este caso tenemos un montón de gente que casi a diario ofrece sus conocimientos y herramientas a todo el mundo siendo original y diferente y después, tenemos a los imitadores y a los que copian, que en muchos casos también acaban llevándose su parte del pastel. No obstante el genio siempre irá por delante y acabará sorprendiendo y fascinando a todo el mundo. El que copia no tiene esa capacidad de inventiva, está atado de pies y manos porque no es capaz de crear, está  agazapado como cual león esperando a su presa para cazar una información relevante y con valor diferencial, cogerla, meterla en una coctelera y servirla con un sabor distinto pero con los mismos ingredientes. Con el tiempo la gente distingue el original y la copia.
Las tendencias son muy dadas a la copia. Que si ahora una actriz de moda se ha puesto un vestido que le queda perfecto en una gala, a las pocas horas habrá un montón de personas imitando y copiando el modelito. Que una escritora pone de moda la literatura erótica porque vende millones de libros, en tres meses tenemos la estantería de la librería o el portal de internet de ventas de libros inundado de muchas más opciones para aprovechar la dinámica que una persona ha sido capaz de generar con su talento y esfuerzo. Que se llevan los blogs de moda y de cocina, tenemos proliferación de dominios que incluyen las palabras vestido y cocina fácil.

Originales y copias, hay tantos ejemplos que conocemos como estrellas en el firmamento.
En la sociedad siempre ha habido varios tipos de personas, los líderes que arrastran a los demás para bien o para mal. Los seguidores que son fácilmente influenciables y prefieren seguir a alguien a proponer sus ideas y argumentos. Los que siguen a ciegas al líder sin plantearse siquiera  lo que están haciendo y los que optan por ir por un camino diferente y original a pesar de lo largo del recorrido.
¿Qué tipo de persona eres tú?
Si te he aportado un poquito de valor, comparte en las redes sociales.

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: