¿La culpa siempre es de los demás?

Alienaragorn


En muchas ocasiones, ocurre que la mayoría de la gente solemos echar la culpa de nuestros males y desdichas al prójimo, al otro, al que tenemos al lado, a la empresa, a la compañía de teléfonos o a la lotería porque no nos toca. 
Si compramos un décimo de lotería con un compañero, – elige tú- le decimos. Cuando comprobamos que no ha tocado ¿de quién es la culpa?. La culpa del otro, lo tenía que haber elegido yo… pensamos, y cuando lo hacemos nunca sale premiado.

Si decidimos hacer deporte porque nunca encontramos tiempo, ya que siempre encontramos excusas para no correr, coger la bici o simplemente para ir a pasear (esto creo que no es deporte pero es muy saludable), ¿por qué no lo hacemos? el trabajo, los niños, los amigos, la casa, la culpa del otro… si vives con alguien claro y si no le buscamos un culpable a nuestra falta de voluntad y desidia. A nuestra falta de determinación y responsabilidad.


En el trabajo ocurre que a veces no cumplimos los objetivos encomendados. Muchos factores influyen, la crisis económica, los recortes, la implicación, los clientes y la actitud y en muchas ocasiones lanzamos discursos en el que el objetivo de la culpa es otra persona, la empresa u otro responsable que toma decisiones. Algunas veces no faltará razón, pero otras muchas la culpa no es del otro, ¿realmente hacemos todo lo posible para que todo funcione mejor y poder lograr los objetivos? Y no me refiero solamente a nivel profesional, si no en todo el entorno de nuestra vida.


Trasladar nuestra falta de decisión, nuestra forma de no plantar cara a la realidad, esquivando los problemas y situaciones comprometidas, va a generar una frustración y un desánimo por no ser resolutivo que no te va a ayudar para nada a mejorar en tus habilidades profesionales y personales.

Todos somos culpables de haber realizado acciones que pensamos han perjudicado a una persona o a un colectivo,(o eso creemos). Estas situaciones siempre se dan de una forma u otra. Y nos provoca un grado de culpabilidad debido a que creemos haber transgredido alguna norma moral. La moral es el conjunto de pautas establecidas que se dan en una comunidad. Y nuestra conciencia moral se va formando desde que somos niños y se ve influenciada por nuestro entorno.

Tenemos que dejar de echar la culpa al mundo. Lo que nos pasa, ocurre porque sí, hallarás los motivos o no, te sentirás desgraciad@, podemos darle las vueltas que queramos, pero nadie excepto nosotros, generaremos un cambio en nuestra vida.

Aléjate de aquellos que traten de despreciar tus ambiciones. Las personas mezquinas siempre hacen eso, pero las verdaderamente grandes te hacen sentir que tú, también, puedes llegar a ser grande de algún modo“. 
Mark Twain

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: