Haz un WOW cada día

Haz un WOW cada día

Haz un wow cada día. ¿Pero qué es un wow?

¿Qué es lo que puedes mejorar en tu trabajo o actitud que consiga un WOW de más personas? ¿Has cautivado al menos a una persona hoy?

“Que nadie se acerque jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz” decía Santa Teresa de Calcuta.

Cuánta razón tenía al pensar que todos y cada uno de nosotros tenemos la oportunidad de impactar positivamente en las personas. Y de una forma fácil y sencilla.

El libro “Delivering Happiness”. Cómo hacer felices a tus empleados y duplicar beneficios, escrito por el CEO Tony Hsieh nos muestra el proceso de construcción de la multinacional Zappos. Una de las claves que he encontrado a lo largo de su lectura ha sido su compromiso con los valores de la empresa. Hace partícipe y compromete a todo el mundo de sus valores. Tanto es así que si a las dos semanas de entrar en la organización no encajas con su cultura innovadora te ofrecen 2.000 dólares para que te vayas.

El principio rector que envuelve a los valores fundamentales de Tony Hsieh, en Delivering Happiness: es ser humildes. Sólo desde la humildad se puede aprender.

¿Qué es un Wow?

Un wow es crear un momento único y de valor para una persona. En este caso habla de los clientes de Zappos. Pero yo creo que es un extra, un plus, un valor añadido que te diferencia de los demás porque consigues hacer felices a las personas. Es pintar un cuadro de colores cuando el horizonte es gris y sombrío. Es sonreírle a alguien en el metro cuando ves que lo necesita porque parece que no ha tenido un buen día. Es iluminar por un momento la vida de una persona con una acción inesperada y sorprendente que llena de oxitocina a todo el mundo.

Simon Sinek explicaba en “Los líderes comen al final” las claves de la oxitocina. “Es la hormona que contribuye a decirnos hasta qué punto podemos permitirnos ser vulnerables. Y esto es lo mejor de la oxitocina: la persona que realiza el más pequeño acto de cortesía recibe una descarga de oxitocina; la persona que recibe el favor también recibe una, pero lo mejor es que alguien que es testigo de esa muestra de generosidad también experimenta una descarga hormonal placentera”.

La cultura del Wow en Zappos

Hay que entregar WOW a través del servicio. “En Zappos, cualquier cosa que vale la pena hacer, merece la pena hacerla con WOW. WOW es una palabra corta y sencilla, pero que en realidad engloba una gran cantidad de cosas. Para conseguir un WOW debes diferenciarte tú mismo, lo que significa hacer algo poco convencional e innovador. Tienes que hacer algo que esté por encima y más allá de lo que se espera. Y hagas lo que hagas debe tener un impacto emocional en el receptor. No somos una empresa media (Zappos) nuestro servicio no es normal, y no queremos que nuestra gente sea de nivel medio. Nosotros esperamos que cada empleado entregue un WOW”.

Zappos logró en 2008 los 1.000 millones de dólares en facturación. Dos años antes de su planificación estratégica.

¿Qué es el éxito? ¿Qué es la felicidad? ¿Para qué estoy trabajando?”.

6 pilares del éxito

1-Perseguir el crecimiento y el aprendizaje

2-Ser aventurero, creativo y de mente abierta

3-Adoptar e impulsar el cambio. Parte de lo que comporta trabajar en una empresa en crecimiento es que el cambio es constante. Para algunas personas, especialmente aquellas que provienen de las empresas más grandes, este constante cambio puede resultarles un poco inquietante al principio.

4-Si no estás preparado para enfrentarte al cambio constantemente, entonces probablemente no encajes en la empresa. Todos debemos aprender no solo a no temer al cambio, sino a abrazarlo con entusiasmo y, lo que es aún quizá más importante, animarlo y conducirlo.

5-Sé apasionado y decidido. La pasión es el combustible que nos mueve a nosotros mismos y a nuestra empresa hacia delante.

6-“No importa que mucha gente no espere mucho de nosotros. Solo importa que nosotros nos empeñemos en hacer la vida más feliz a todos; entonces la vida mejorará”.

Haz un WOW cada día

El Wow de Roberto

Una noche al terminar de trabajar me dirigí a la estación del metro “Alameda”. Iba justo de tiempo pues el de las 22:08 era el último metro que podía coger para hacer transbordo en “Ángel Guimerá” y subirme al metro de las 22:23 con rumbo a mi destino.

Saqué la tarjeta de metro y cuando fui a pasar me apareció la maldita crucecita roja. No había manera de que saliera la flecha verde que te da acceso. Recordaba que había comprado un viaje de ida y vuelta. Por algún motivo no tenía ese viaje, había desaparecido (después me enteré que había un límite de horas para utilizarlo).

El problema vino cuando fui a comprar el viaje y no llevaba dinero en efectivo para hacerlo. Confiado estaba en el viaje que me quedaba para volver. Me faltaba un euro y la máquina no admitía tarjeta. —¿Qué hago ahora?— Me pregunté.

A esas horas no solía haber mucha gente que llegara a esa estación. Pasaba por allí un chaval de unos 25 años y le pregunté si por favor me podía dejar un euro que me faltaba para comprar el ticket (había metido en la máquina el resto del dinero). El chaval con mucha amabilidad se paró y me dijo —No sé si llevaré un euro—, le entendí perfectamente. Miró en su monedero y vio que tenía sólo un euro. Me lo dio sabiendo que lo necesitaba con la satisfacción de hacer algo bueno por los demás. Nos llegó el chute de oxitocina. Una sensación de felicidad nos invadió a los dos.

Le pregunté su nombre —Roberto—me dijo. —Gracias Roberto— te debo una. Sonrió y se fue. Este fue el Wow de Roberto. Este es mi pequeño homenaje a las grandes personas como Roberto.

¿Cuándo hiciste un Wow por última vez?

Gracias

Fotos: Unplash

Miguel Ángel García

Escritor de desarrollo personal y liderazgo. Autor de los libros "La vida continúa. Protagonízala" y "Sácale partido a tu vida". También de los ebooks "Claves para mejorar tu vida" y "Liderazgo invencible".

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: