¿Has fracasado y quién no? ¡Espabila!

Si empezamos por la definición de fracaso, es decir: falta de éxito o resultado adverso ya podemos intuir que la palabra no es tan infame ni molesta como pensamos pues contiene los términos éxito y resultado en la frase que la define. Pero si que nos preocupa escucharla continuamente, pues la asociamos a una situación negativa y nadie quiere conscientemente vivir algo así.

Foto: Hotblack morguefile.com

El fracaso depende en mayor medida de lo que entendamos por el éxito, ya que es justamente lo opuesto. Si el éxito consiste en lograr un objetivo establecido o tener un estatus social y no lo conseguimos, lo llamamos fracaso. Si el éxito para algunos significa ganar muchísimo dinero para poder llevar un buen tren de vida y exponerlo a la vista de todos, para otros podría ser simplemente el llevar agua a una aldea donde tienen que caminar diez kilómetros para conseguirla. En esta diferencia de valoración podemos catalogar el fracaso y el éxito en un plano mucho más cercano de lo que creemos.

Thomas Edison utilizó y quemó, rompió y destrozó 10.000 bombillas antes de dar con la idónea con el filamento necesario para que alumbrara y no se apagara. Entendió que cada bombilla que inutilizaba era una piedra en el camino que al hacerle tropezar, le hacía ver las cosas de diferente manera para probar una y otra vez métodos nuevos que hiciesen alcanzar su objetivo. En este sentido lo que llamamos fracaso, Edison lo hubiera llamado “aprendizaje” o incluso “el camino necesario que hay que recorrer para aprender“. El fracaso es el abandono de una idea, de un proyecto, de ese sueño que quieres realizar…

Pero cada uno tiene una percepción distinta. Lo que para unos puede ser un motivo de desilusión porque considera que no correr a 4,45 el kilómetro en una carrera de 12 kilómetros puede considerarse un fracaso, para otras personas supone todo un éxito acabar ese recorrido independientemente del tiempo que tarde y encuentra en el esfuerzo del camino recorrido la recompensa necesaria. Diferencia de criterios.

¿El no conseguir los objetivos que te has propuesto supone que hayas fracasado?

¿Quién o qué determina los parámetros de un fracaso?

Teniendo en cuenta que fracasar nos sirve para poder aprender y mejorar ¿por qué tiene una connotación tan negativa?

Uno cuando se cae al suelo, por inercia se levanta y se pone de pie. Esa sería otra forma de analizar un fracaso, la oportunidad de empezar de nuevo.

“He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces han confiado en mí para tomar el tiro que ganara el partido y lo he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito” Michael Jordan.




Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: