Empatía: ponte en los zapatos de los demás.

 

El otro día estaba cenando con un amigo con el que mantengo habitualmente conversaciones de calidad. Cuando terminamos de cenar, decidimos buscar otro sitio para tomar un café. Entramos en un conocido lugar que estaba vacío. Era tarde y nos daba igual, buscábamos un ambiente tranquilo donde poder seguir charlando. Le pregunté a la persona que trabajaba allí que si estaba abierto y me contestó que sí, que cerraban en media hora. Miré la cafetera y le comenté que si podía hacernos dos cafés, me contestó que es que acaba de limpiar la cafetera…así que nos fuimos a tomar café a otro lugar, porque nos dio la sensación de que molestábamos y porque la respuesta de la persona que nos atendió entendimos que no era la correcta. Perdió dos clientes. Sí, sólo eran dos cafés, pero nunca sabes si tu manera de atender a las personas puede generar una fidelización o una mala publicidad.

Si empatizo con la otra persona que estaba detrás del mostrador, podré entender que estaba al final de su jornada, que puede que tuviera un día duro, uno especialmente duro (deberíamos de ponernos en el lugar de sus zapatos) y que no tenía ningunas ganas ya de aguantar a un cliente más. También podría suponer que su trabajo no está bien remunerado o que tiene el síndrome del trabajador quemado por hacer larguísimas jornadas de trabajo donde el refuerzo positivo se encuentra ausente y de vacaciones. Que las personas en ocasiones no somos lo educamos que creemos y que hay días en los que el sol casi no aparece por nuestra ventana particular.

“El mercado laboral es frágil como una telaraña y quebradizo como la porcelana”. Cita de “Ceguera Moral”.

“La empatía es el acto imaginativo de entrar en la piel de otra persona y ver el mundo desde su perspectiva”.

Marisa Salanova, una amiga de Facebook compartió una gran charla sobre la empatía del filósofo Roman Krznaric. Me pareció extraordinaria porque ponía de manifiesto un hecho que siempre me había planteado: que las personas tendemos más a ser egoístas que a empatizar. Que somos muy nuestros. Que nos cuesta interesarnos de forma sincera por las personas que no se encuentran en nuestro entorno próximo y que de alguna manera, (y aquí puede que tengamos un problema) ya no queramos hacerlo porque estamos saturados con nuestra vida diaria.

En la charla TEDx encontré algunas ideas y hechos que me parecieron fascinantes. Aunque también es cierto que esto quizás sea «un sesgo de confirmación»: “cuando la gente tiene la posibilidad de recopilar información del mundo, es más probable que seleccione información que apoye sus actitudes, creencias y acciones preexistentes”. “Decídete”. Chip y Dan Heath

empatia photo

“Necesitamos convertirnos en seres más empáticos y liderar la revolución empática como individuos y como adultos”.

Una de esas ideas fue la del movimiento ciudadano llamado la biblioteca humana, nacido en Copenhagge en 1993: En lugar de coger un libro, tomas prestado una persona para conversar. Personas diferentes a ti para retar los estereotipos. En muchos casos incluso en riesgo de exclusión social. Salir de tu círculo para activar tu curiosidad, para ponerte en los zapatos de los demás y así no juzgar con rapidez a las personas por ser diferentes (esto nos ocurre a todos).

“Uno de mis objetivos es escuchar. En muchas ocasiones, tu impacto puede ser mayor si sabes qué preguntar, y no qué decir. Mientras hablo no aprendo nada. Pero cuando escucho aprendo muchísimo.”. Jim Quigley. “Dar y Recibir” de Adam Grant.

La otra idea que me gustó fue la de cultivar la extropección, palabra rara donde las haya que significa para que nos entendamos mejor, observar el mundo exterior. Según Roman Krznaric “Necesitamos crear aventuras experimentales para expandir nuestros círculos de preocupación moral”. Y aquí es donde creo imprescindible incluir el término de Zygmunt Bauman, la“adiaforización”: la indiferencia moral ante determinados actos. Como individuos y como sociedad tenemos mucho que aprender en cuanto a la solidaridad y la empatía. Tendríamos que usar los zapatos de otras personas. Un ejemplo: Los refugiados de guerra. Otro ejemplo: Las personas que se juegan la vida para llegar a Europa. ¿Estamos adiaforizados?

“Las redes sociales han sido diseñadas para el intercambio eficiente de información, no de intimidad y empatía”. Tenemos muchas conexiones pero pocas son de calidad.

Un empleado está en un puesto de trabajo donde cada día ve entrar y salir a muchas personas. Este es un caso real de conversación y de falta de empatía:

—Buenos días, ¿Cómo estás? ¿Biennn verdad? Te pregunto por cortesía pero tengo prisa, no tengo tiempo y no me interesa en absoluto tu respuesta así que te la limito a que respondas con brevedad. Una pregunta retórica sin ninguna intención de empatizar con la otra persona y reduciendo sus posibles respuestas a:

—Si.

Jason Fried

 ¿Sómos empáticos? ¿Nos ponemos en los zapatos de los demás? o ¿Somos egoístas y  vamos a lo nuestro?

Estaré encantado de leer tus opiniones en los comentarios. ¡Anímate!

Gracias.

La vida continúa. Protagonízala

Photos by creativemorningsmontevideo,

2 comentarios sobre “Empatía: ponte en los zapatos de los demás.

  • el febrero 11, 2016 a las 11:14 pm
    Permalink

    Me encantó el tema, soy de las que conversa con distintas personas en todos los niveles y gusto de escuchar como piensan. Lo dificil es en mi caso, es que en mi propia casa, mi esposo no es de los empáticos, porque con ese don se nace, o lo heredas, si no viene de la familia nuclear, que podemos hacer. Por otro lado, mi hija si es empática y lo cierto es que la hace muy especial con todo tipo de personas.

    • el febrero 12, 2016 a las 10:38 pm
      Permalink

      Gracias Tessa. Me encanta que hagas un comentario sobre las conversaciones y sobre todo si eres capaz de escuchar a las personas que creo que es como se aprende de verdad. Si esa habilidad la tiene tu hija también, eres afortunada. Un abrazo. Gracias.

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: