Publicada en

Las 8 cualidades imprescindibles para el éxito.

8 cualidades imprescindibles para el éxito

Las 8 cualidades imprescindibles para el éxito.

¿Qué 8 cualidades debe de tener un gran líder?

Descubrir a un personaje que realizó con éxito una hazaña impensable salvando a sus hombres de una muerte segura y a la altura de muy pocas personas siempre inspira y acaba motivándote aún más, sabiendo que tenemos ejemplos valiosos de los que aprender.

Estoy mencionando a Ernest Shackleton, un experto marinero, un gran explorador del Ártico y un líder que hace un siglo, marcó un estilo de liderazgo que navegó entre las almas de sus hombres, invitándoles a ser fuertes y resistir ante una situación tras otra de extrema dificultad. En este post de “El condenado optimismo de Shackleton” lo explicaba.

Estas son las 8 cualidades imprescindibles para el éxito que llevaron a Shackleton a conseguir salvar a sus hombres de una muerte segura:

1-Rumbo. Todos los viajes comienzan por fijar una dirección. El rumbo que elegimos para nuestra vida influirá de forma determinante en nuestro éxito.

¿Cuántas veces navegamos sin saber ni lo que queremos ni a dónde vamos? ¿Cuántas veces nos dejamos llevar por las corrientes?

2-Regeneración. Todos los viajes encuentran obstáculos e inconvenientes. Hay que saber encajar los impactos de la vida. Hay que ser resilientes. Tenemos que aprender esa habilidad.

3-Focalizar. No podemos dispersarnos en muchas tareas a la vez. Hay que poner el foco en lo nos importa, en los objetivos que nos hemos puesto y concentrarnos en ellos. Hay que poner pasión.

4-Dureza. Es la capacidad que tenemos las personas de soportar situaciones complicadas y difíciles. Para ello necesitaremos tener autocontrol y fuerza de voluntad.

Recuerdo cuando se me despegó el tendón rotuliano y me operaron para soldarlo a la rótula. La palabra “Dolor” no creo que pueda transmitir lo que sentí durante 18 meses para recuperar una pierna que se había convertido en un palo. Además, la palabra “Dolor” 15 días antes de la operación, había empezado a testarla con una trombosis pulmonar.

A los 9 meses me dieron el alta de Neumología. Y a los 18 volví a hacer vida normal. Al final las personas tenemos una gran capacidad de aguante y una fortaleza que descubrimos cuando la vida nos pone a prueba.

5-Constancia. La perseverancia nos ayuda a lograr nuestras metas a largo plazo. Se basa en la práctica deliberada (Diseñada para incrementar el rendimiento) y en los hábitos.

La constancia no te garantiza el éxito, pero la falta de ella hace casi imposible que lo alcances.

6-Energía. Hay cuatro fuentes de energía en nuestra vida: mental, emocional, física y espiritual. No solo todas son necesarias, sino que también lo es un adecuado equilibrio entre ellas.

7-Mentalidad. Nuestros estados emocionales dependen de nuestra visión en el mundo, y el éxito depende en buena medida de esos estados emocionales.

8-Conexión. ¿Qué personas comparten tu vida? Dicen que somos la suma de las 5 personas con las que más nos relacionamos cada día. Esas personas con las que conectamos son una clave imprescindible para el éxito.

Gracias por estar aquí.

Fuente: “La brújula de Shackleton” de Jesús Alcoba.

La vida continúa. Protagonízala

Miguel Ángel García

@alienaragorn

http://www.elblogdemiguelangelgarcia.com/

Publicada en

El triunfador adicto al trabajo que te roba la vida.

El triunfador adicto al trabajo

El triunfador adicto al trabajo que te roba la vida.

Hay un libro de Borja Vilaseca titulado “El principito se pone la corbata” que refleja a la perfección los efectos que pueden causar en una persona la adicción al trabajo, la absoluta desvinculación de una vida personal y familiar y la obsesión por conseguir tener y mantener el poder y el estatus adquirido en el caso de que haya cambios en una organización.

Hay otro libro (este es mío) titulado “La vida continúa. Protagonízala” donde comento qué te puede pasar cuando estás trabajando en un sitio pero “no estás en ese lugar” porque lo que te sucede es que has llegado a un estado de perplejidad, de aburrimiento y de poco desarrollo profesional que no sabes cuánto serás capaz de aguantar (aunque te paguen todos los meses para tú poder pagar las facturas). Y te preguntas que “qué hago yo en un sitio como este” y pasas al estado de “despido interior” que ni tú mism@ sabes lo que es.

Hay un tercer libro, “Del ataúd a la cometa” de Carlos Andreu que te pone un ejemplo gráfico con los cuatro pilares de tu vida: Salud, Familia, Amigos y Trabajo.

Si inviertes mucho tiempo en tu trabajo y en tus amigos y menos en tu salud y en tu familia, acabarás dibujando un ataúd, pues las líneas del trabajo y los amigos se alargan en el dibujo de tu vida mientras que la línea de las personas que te importan y la de la salud son más cortas, estarás creando un ataúd.
Si mantienes un equilibrio entre tu salud, tu familia, tu trabajo y tus amigos, formarás un rombo, mucho más equilibrado, como una cometa que te servirá para fluir y para volar y disfrutar en tu vida.

Dependiendo del tiempo y la importancia que des a cada de ellas, acabarás dibujando un ataúd o una cometa. El dibujo lo haces tú y sólo depende de ti y de la forma de vida que quieras llevar.

Triunfadora adicta al trabajo

Te voy a poner un texto del libro “Vivir la vida con sentido” de Víctor Küppers que va sobre lo afortunadas que son algunas personas de haber pasado un proceso de selección en una multinacional…

“Les cuentan que por cada uno de ellos hay 187 que no han pasado el proceso de selección y que deberían estar orgullosos y dispuestos a darlo todo por la compañía. Ahora se llaman junior, pero los muy buenos, los elegidos, sólo los mejores, promocionarán el año próximo a junior 2. El resto tendrán que abandonar la firma porque no están a la altura. Y de esa primera reunión uno sale motivadísimo, con el coco comido, dispuesto a dejarse ese año la piel para promocionar. Y efectivamente lo hace, se ha dejado la piel y claro, también los amigos, porque ya no tiene tiempo para ir a las cenas de los jueves, él está para cosas serias. Cuando llega a junior 2, descubre que hay un escalón superior, senior. Sólo para los escogidos. Por supuesto, ese año vale la pena volver a dejarse la piel para promocionar. Cuando es por fin senior, descubre que existe manager, sólo para los elegidos. Y entonces podrá disfrutar de un despacho para él sólo. Un año más dejándose la piel vale la pena. Bueno, la piel y la familia, ya no hay tiempo para celebraciones o comidas de domingo, hay que dedicar el tiempo a lo que realmente vale la pena”.

El texto continúa con más cargos y ascensos, hasta llegar a Galaxy Manager (me encanta el término :-)) con 94 años. “Lo jubilan y es entonces cuando se da cuenta de que ha perdido todos esos años, que ha tirado su vida, que se ha dejado en el camino las cosas que realmente valen la pena”.

¿Eres de los elegidos? ¿Dibujas un ataúd o una cometa en tu vida?

Estaré encantado de responder a tus comentarios.

Gracias.

La vida continúa. Protagonízala
Miguel Ángel García
@alienaragorn

Publicada en

¿Cómo llevas la envidia profesional?

Envidia profesional

Envidia

¿Cómo llevas la envidia profesional?

Como me gustaría que cuando alguien de mi entorno tiene “éxito” en alguna de sus facetas personales o profesionales, el resto de personas o compañer@s se alegraran de ello. ¿Es lo que suele suceder?

Diréis que la lógica sería hacerlo. —¿Sabes que a Silvia la han ascendido a Team Manager y sólo lleva un año en la empresa?— Ese “sólo un año” se puede interpretar como que Silvia ha sido una persona que ha sabido adaptarse a los procedimientos de la organización con rapidez y eficacia, adoptando una actitud constructiva y positiva, formándose, preguntando activamente y siendo curiosa, desarrollando y ampliando sus aptitudes. También que sus habilidades personales para escuchar, focalizar, prestar atención al ambiente del trabajo e interesándose sinceramente por los demás con una mirada realista le ha proporcionado a través de su empatía buenas amistades y capacidad de generar colaboraciones con sus compañer@s que han producido una notable evolución de su influencia personal con los consiguientes resultados positivos. Es fácil ¿no?

Siempre me gusta abordar las situaciones desde distintos puntos de vista. Hay que cambiar la perspectiva.

La otra mirada de esta situación podría ser la siguiente:

—¿Sabes que a Silvia le han ascendido como Team Manager y sólo lleva un año en la empresa?— El “sólo un año” puede denotar envidia y celos de “algún” compañer@ que piensa que lleva más tiempo en la organización y se lo merecía más que su compañera. Que ha trabajado mucho más (según su opinión) y se ha esforzado como para ser ascendido también. ¿Pero es un buen líder para gestionar personas?

Cuatro puntos sobre esto:

-Trabajar más horas no significa ser eficiente y productivo.

“La peor improductividad es dedicar esfuerzo y tiempo a hacer bien algo que ni siquiera deberíamos estar haciendo”. Yoriento.

-¿Estás focalizad@ y concentrad@ en lo importante?

-¿Cuáles son tus habilidades sociales?

oficinas

Se podrían escuchar frases como: —No sé que le han visto, los demás también podríamos hacer ese trabajo perfectamente—. También hay personas que con simpleza y desconocimiento real de las funciones de su inmediato responsable, bien por una deficiente comunicación por parte de éste o bien porque la empresa no ha definido esas funciones y responsabilidades de forma clara, podrían decir: —Cualquiera de nosotr@s podríamos hacer fácilmente su trabajo y sentarnos en esa silla de su despacho—. Estas frases no me las he inventado, por desgracia las he escuchado multitud de veces.

En las nuevas incorporaciones de las empresas, la velocidad negativa es brutal y efectiva (de problemas que surgen en el desarrollo diario del empleo como discrepancias con los sueldos e incentivos, cotilleos y chismes varios, escasez de personal, infraestructuras mejorables, etc). Inmediatamente los nuevos conocen la parte menos positiva de la organización a la que acaban de incorporarse. Sin embargo las buenas noticias, la parte agradable del sitio al que te has incorporado recientemente (opciones de evolucionar en la organización, incentivos, beneficios sociales, innovación, prestigio, un poco de seguridad laboral) tarda unos seis meses.

Por experiencia, cuando en una empresa ascienden a una persona, es por méritos propios (dejemos de lado “El enchufismo” que siempre ha existido y existirá). Estoy seguro de que esa compañera ha sabido ver muy bien su oportunidad. Ha tenido una actitud positiva y realista, ha focalizado su trabajo, ha desarrollado su inteligencia emocional para relacionarse de forma sincera con sus compañer@s y ante todo ha tenido una gran capacidad de trabajo y de esfuerzo para solucionar problemas.

“El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino”. Stephen Crane.

No sé por qué, tendemos a buscar culpables de lo que no hacemos nosotr@s. Son excusas que nos sirven para no tener que arriesgarnos y tomar decisiones, prefiriendo en muchos casos seguir con nuestro día a día sin mover ni un átomo diferente al del día anterior o al que vendrá mañana. Acción, haz, equivócate y aprende. Lánzate a ser protagonista de tu vida. Habla con tus superiores si quieres progresar, si quieres evolucionar en tu empresa. No esperes a que te elijan, elígete a ti mismo. No esperes más a ver cómo ascienden a una compañera. Decídete y ponte en la parrilla de salida. Si quieres y te lo propones, el siguiente puedes ser tú. Toca correr, pero correr de verdad.

Gracias por leerme

La vida continúa. Protagonízala