El tiempo siempre avanza

Todos tenemos muchos momentos importantes que recordar, pero hay instantes en los que por cualquier motivo echamos la vista atrás y se nos pone en marcha el mecanismo de relojería  que llevamos dentro.
Hay períodos de tiempo de los que no nos acordamos nada, pero que vivimos inexorablemente, y a veces nos afloran pensamientos con una distancia en el tiempo muy breve. Tengamos la edad que sea, 20,30,40 o 50 años casi siempre te vienen recuerdos generalmente positivos de tus etapas pasadas.Y cuando no son tan buenos, nos sirven para saber por dónde y qué circunstancias hemos tenido que superar. Estas alusiones nos sirven muchas veces para ver el camino que hemos recorrido, pero sobre todo nos va a ofrecer nuestra andadura por la vida, dónde estábamos hace 10,20 o 30 años y a dónde hemos llegado. Cómo éramos hace tanto tiempo, físicamente (más delgado/as, más gordo/as, con más pelo o con menos, qué talla de pantalón utilizábamos, si hacíamos o no deporte…) y emocionalmente (qué objetivos teníamos, qué aspiraciones,qué queríamos ser…)
Somos lo que queríamos ser y estamos en el punto de nuestra vida que tenemos que estar. Nos hemos convertido en la suma de todas nuestras experiencias pasadas. Pero como dijo alguien una vez: los mejor está por llegar. 

No paséis el tiempo soñando con el pasado y con el porvenir; estad listos para vivir el presente” Mahoma

No es el tiempo el que pasa, pasamos todos nosotros” Anónimo

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: