El silencio y las redes sociales

El silencio y las redes sociales

“La mayor preocupación de todos no tiene que ver con el aspecto material o afectivo. ¿Qué queremos hacer con nuestra vida? Esta es la cuestión más importante. Estamos aquí, pero ¿por qué estamos aquí? ¿Quiénes somos como individuos? ¿Qué queremos hacer con nuestra vida?”. Thich Nhat Hanh.

¿Cómo estás? Esta semana quería compartir contigo algunas de las enseñanzas del libro “Silencio” del Maestro Zen Thich Nhat Hanh . En este mundo híper conectado a través de los móviles, ordenadores y medios de comunicación, quizá habría que preguntarse por qué algunos somos “esclavos” del WhatsApp y de la información. Por qué las redes sociales o las aplicaciones de móviles nos hacen estar pendientes de los mensajes y del ruido que generan.

Una de las respuestas la podríamos encontrar en esta entrevista a Simon Sinek donde explica perfectamente por qué cada vez que recibimos un like en Facebook o en Instagram, liberamos un neurotransmisor llamado dopamina que nos hace sentir bien. Este compuesto químico es altamente adictivo, como el alcohol o el tabaco, por ello volvemos una y otra vez a consultar nuestros móviles, porque nos hacen sentir bien las respuestas y los likes que nos dan.

Aparentamos fortalezas en las redes sociales, aunque después quizás  esas fortalezas no lo sean tanto y seamos más humanos y vulnerables de lo que nos gustaría reconocer.  Incluso ocurre que muchas personas prefieren acudir a la tecnología antes que profundizar en las relaciones personales. Es más fácil y crea menos problemas. Creo que hay que diferenciar entre relacionarse y conectar con personas con cambiar las relaciones personales reales por un aparato o red que nos van a evitar afrontar la realidad. No podemos borrar de un plumazo el estrés social que proporciona relacionarse con la gente, tener una opinión propia que defender o empatizar con los demás.

Esta dependencia que genera la píldora del bienestar (dopamina) a través de las redes sociales y las aplicaciones de móvil, no hace más que construir una forma de vida donde muchas veces, las apariencias prevalecen por encima de la esencia de lo que consideramos realmente importante: amor, compromiso, determinación, respeto, humildad, solidaridad, etc. Queremos sentirnos bien, queremos tener momentos de felicidad, pero, para ello hay que esforzarse y luchar, no basta con unos cuantos likes que nos enorgullecen y alimentan nuestro ego, a la vez que nos empobrecen como seres humanos al confundirnos con elementos virtuales sin autenticidad y no personas que sienten, piensan y se emocionan. Hay que dar la cara, hay que ser auténtico y para ello la coherencia es un pilar fundamental entre el mundo virtual y el real, donde sentidos como el olfato, el gusto y el tacto te proporcionan un mundo de sensaciones.

El silencio y las redes sociales

Volviendo al maestro zen y al libro, todo este ruido ensordecedor que vivimos a diario nos dispersa y nos confunde: “Por culpa de todo ese ruido pocas veces prestamos atención a nuestro verdadero deseo. Actuamos, pero lo hacemos sin tener el espacio o quietud que necesitamos para actuar con intención. Si no tenemos un propósito en la vida, iremos a la deriva”.

11 frases de “Silencio” que han impactado positivamente en mí.

1-Pasamos gran parte de nuestra vida buscando la felicidad sin ver que el mundo de nuestro alrededor está lleno de maravillas.

2-El silencio es esencial. El silencio es tan esencial como el aire que respiras.

3-Podemos sentirnos solos, aunque estemos rodeados de un montón de gente. Nos sentimos solos pese a estar juntos. Hay un vacío en nuestro interior. Como nos incomoda, intentamos llenarlo a toda costa y hacerlo desaparecer.

4-Eres lo que sientes y percibes. Si estás enojado, eres enojo. Si estás enamorado, eres amor. Si miras la cumbre nevada de una montaña, eres la montaña. Mientras sueñas, eres el sueño.

5-¿Acaso no quieres encontrar un poco de paz dentro de ti y cerrar las ventanas de los sentidos? ¿Acaso te da miedo el aislamiento, el vacío y la soledad que quizás descubras en tu interior al estar sin hacer nada?

6-Vive plenamente la vida como ser humano al conectar con tu deseo más profundo, y así sentirás que formas parte de algo más grande.

7-Solo cuando el mar está en calma y quietud vemos la luna reflejada en el agua. El silencio llega del corazón y no de ninguna serie de condiciones externas.

8-Para poder relacionarte con el mundo, antes tienes que volver a ti y relacionarte contigo mismo.

9-Cada vez que hacemos algo que no surge de nuestro deseo verdadero, sino del miedo habitual o de opiniones e ideas arraigadas, dejamos de ser libres.

10-En la música hay momentos de “pausa”. Si esos espacios no estuvieran ahí, sería un desastre.

11- Está bien pedir un deseo, tener una meta. Pero no dejes que se convierta en algo que te impida vivir felizmente en el aquí y ahora.

¿Te gusta el silencio?

Gracias

Sácale partido a tu vida.

Miguel Ángel García 

 

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: