Decídete y el cable trampa. #1

 
 
Tengo que darte las gracias por decidir estar aquí, por acompañarme, por decidir entrar en mi casa (este blog). Hoy comienzo un reto que me va a llevar durante las 47 semanas que quedan de año a leer un libro por semana sobre Desarrollo Personal y a escribir puntualmente para que cada miércoles a las ocho de la mañana tengas el post recién sacado del horno. ¡Quiero compartir contigo todo lo que aprenda y crea que te puede aportar valor para mejorar como persona y tener una vida más feliz!
Bienvenid@
#Reto47Libros2016
 
El primer libro de este apasionante reto se titula “Decídete” de Chip y Dan Heath. Chip es Doctor en Psicología de Stanford. Su hermano Dan es investigador en la Harvard Business School. Son divulgadores sobre la gestión del cambio y la toma de decisiones.
 
Cada día tomamos 2.500 decisiones. Nos pasamos el tiempo decidiendo. ¿Qué me pongo? ¿Qué color me irá mejor? ¿Me llena como persona mi trabajo o busco otro? ¿Llamo a esa persona que me gusta o prefiero esperar? ¿Escribo un libro o no? ¿Me lanzo a montar una empresa o espero a otro momento? ¿Contesto a una mala crítica con acritud o mejor lo hago más tarde cuando esté más tranquil@? ¿Qué película elegir para ir al cine, “El Renacido” de Di Caprio o “Palmeras en la nieve” de Mario Casas? ¿Qué estudio? ¿Me voy al extranjero a estudiar inglés o me apunto a una academia? ¿Decido ser feliz o sigo quejándome de mi vida?
 
“Es mejor dedicar tu tiempo a tomar una buena decisión que no perder el tiempo con las consecuencias de una mala decisión”. MagoMore
 
Si algo te enseña esta vida es que decidir es lo que te va a llevar por un camino u otro, pero que aunque esa decisión no haya sido la más acertada, siempre podemos elegir y cambiar. ¿Cuántas personas estudian una carrera sin ninguna vocación porque creen que hay que estudiar y tener un título? ¿Cuántas personas deciden formarse en habilidades sociales además de las aptitudes necesarias para lograr ese título?
Según los autores de “Decídete” un estudio británico de más de 3.000 personas reveló que el 88% de los propósitos de Año Nuevo no se cumplen. ¿Qué decisiones tomamos? ¿Decidimos a la ligera? ¿Somos impulsivos y nos dejamos llevar por nuestras emociones?
 
Cuenta Ken Robinson en “El Elemento” que Paulo Coelho tomó la decisión de ser escritor, pero sus padres querían que fuese abogado, pensaban que escribiendo malgastaría su vida, por eso lo enviaron tres veces a una institución psiquiátrica donde le sometieron a terapia de electrochoque para que le sacaran esas ideas destructivas de la cabeza. Afortunadamente no consiguieron persuadirle…
 
Los 4 villanos de las decisiones.
1-La visión estrecha. Restringimos nuestras opciones en términos binarios. ¿Me compro un libro o no? ¿Me decido entre un Iphone o un Samsung? Hay que desconfiar de las decisiones de «Si o No».
2-El sesgo de confirmación: cuando queremos que algo sea cierto, iluminamos las cosas que lo respaldan. Seleccionamos la información que apoye sus actitudes, creencias y acciones preexistentes.
3-La emoción a corto plazo. Cuando tenemos que tomar una decisión difícil, nuestros sentimientos se exaltan.
4-La confianza desmedida. Las personas creen que saben más de lo que realmente saben sobre lo que ocurrirá en un futuro.
 
“En nuestras decisiones individuales, ¿cuántos hemos buscado alguna vez conscientemente a personas que sabíamos que no estarían de acuerdo con nosotros?”. Otra de las lecciones de “Decídete” es: Plantéate lo contrario. También se puede denominar como abogado del diablo. Esa persona que va a ver los puntos flacos de tu decisión, que va a buscar rebatir y argumentar lo que estás a punto de hacer: comenzar un proyecto empresarial, cambiar de pareja, apuntarte a una maratón…pero tienes que estar dispuesto a escuchar. Para tomar una buena decisión tenemos que ser capaces de afrontar un posición contraria a la nuestra; es la necesidad de entender la crítica como una actividad noble, no como un ataque.
 
La cláusula de los M&M y el cable trampa.
El grupo de Rock Van Halen incluía una cláusula en su contrato que decía: “No habrá M&M marrones en la zona de camerinos, so pena de que se anule el espectáculo con una indemnización total”. ¿A que parece una broma? Con esta decisión se aseguraban de que leían el contrato, por raro que parezca en ocasiones no lo hacían lo que demostraba falta de profesionalidad. Si encontraban M&M marrones hacían una inspección exhaustiva del montaje técnico. A esto Chip y Dan Heat le llaman el cable trampa.
¿Qué es un cable trampa? “Son señales que nos harían reaccionar exactamente en el momento oportuno, obligándonos a replantearnos una decisión o  a tomar otra”.
 
Recuerdo una anécdota entre dos amigos que me contó Alfonso Alcántara antes de una charla sobre empleo en Valencia, decía así:
—Tengo tres carreras y no encuentro empleo…

—¿Y a la segunda no te diste cuenta?— Contestó el amigo.

Dejando de lado esta broma que demuestra que estudiar es importante pero que tener y aprender habilidades sociales también lo es. ¿Si esta persona hubiera tenido un cable trampa, habría estudiado una tercera carrera?

 
Decidir es fundamental en nuestra vida.  En este post he comentado algunas herramientas que pueden ayudarte a la hora de tomar decisiones.

Para mí, “Decídete” (puedes comprarlo aquí) se ha convertido en una gran sorpresa por las claves que nos dan para facilitar nuestras decisiones. Este post no es una reseña, no es mi intención, te aseguro que el libro contiene muchísima información útil y práctica que pone de manifiesto la calidad y los conocimientos sobre el tema de sus autores: Chip y Dan Heath. Es fascinante.

¿Cuál fue tu última decisión importante? ¿Pondrás un cable trampa?

Te espero en el apartado de comentarios. Estaré encantado de responderte.

#Reto47Libros2016
 
Gracias.
 
Miguel Ángel García.
@alienaragorn
La vida continúa. Protagonízala.

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: