Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas

 despertador photo

Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas es porque no quieres enfrentarte a un nuevo día, porque sabes que te vas a levantar de la cama y no tendrás la ilusión que deberías, intuyes que no estás a gusto, que tienes un malestar que no sabes identificar, que no te sientes realizado y crees que tu vida no lleva el rumbo que te gustaría, que esa no es la vida que quieres tener.

Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas es porque sabes que en un rato vas a ir a trabajar a una empresa que te tiene metiendo datos en un ordenador diez horas al día y que lo único que sabe de ti es tu nombre (y da gracias). Esas diez horas también te las puedes pasar pegado al teléfono escuchando a clientes cabreados, arreglando ropa en una tienda de moda o moviendo bultos de un lado a otro. Sabes que tienes un “chef” o una “chefa” que te trata como un número más, que no valora tus opiniones ni las tiene en cuenta porque piensa que “todas las buenas ideas tienen que salir de él/ella” ¿Y si le quitaras luego el puesto? Sí, lo sé esto no es ser un líder, pero ves a buscar uno…

Tu desarrollo profesional no les importa mucho (Esto no es una generalización, hay empresas donde se preocupan por su gente, sólo tienes que encontrarlas) No te encuentras a gusto ni te sientes valorado trabajando de “empleado numérico”, casi sin emociones y claro está, procura no mostrar tus sentimientos siendo vulnerable porque puedes ser señalad@. No puedes cometer errores, no puedes ser humano. Algunas empresas prefieren personas autómatas que hagan su trabajo de forma mecánica. No plantees cambios ni mejoras en los procedimientos porque será complicado que un ejército de elefantes acabe apreciando ese cuadro impresionante lleno de luz y colores que has pintado en forma de idea. Esas empresas pueden que no se den cuenta de que es más importante cometer errores de los que aprender que ocultarlos en un ambiente de ficción para que no salgan en ninguna estadística. 

Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas para ir a tu trabajo suele ser porque la gestión de personas o mal llamada RRHH junto con los demás departamentos (en una empresa todos los departamentos son responsables del clima laboral) no mima a sus colaboradores como debería, no acaba de empatizar y captar las necesidades de sus empleados, no les da la formación adecuada y adaptada a los tiempos de digitalización en los que estamos. No potencia sus habilidades porque el procedimiento no está preparado para eso. No pregunta, no se interesa sinceramente por sus empleados salvo cuando se trata de productividad. Los valores de esa empresa están ausentes. Quizás tampoco se comunique la información por los canales adecuados y se haga unidireccionalmente con el sesgo propio del que la da cuando sería más efectivo para tod@s hacerlo de forma transversal y bidireccional, que la comunicación fluyera sin barreras y sin miedos.

Como metáfora de la comunicación imagina que en una organización un río es la comunicación que se emplea para informar a todos los empleados. El río desde que nace en las montañas hace un recorrido que llega hasta el mar. Siempre es el mismo, lleva muchos años haciéndolo y nunca se desvía. Pero de repente comienza a abrirse camino desde el río un afluente, y luego otro y otro. De estos afluentes nacen arroyos que a su vez también surcan nuevas tierras dotándolas de agua y vida. Su cometido de hacer llegar el agua a la máxima extensión de tierra crea un nuevo panorama donde antes sólo había tierra seca ahora hay vegetación, animales y mucha vida. Donde antes no llegaba el agua ahora hay vida. Donde antes no llegaba la información, ahora hay comunicación ¡Todos ganan!

Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas te puede pasar como a Tony Hsieh, dueño de Zappos (Exitosa tienda de zapatos online) que tenía un trabajo envidiable y muy bien remunerado y un buen día tuvo que sonar hasta seis veces el despertador para que pudiera levantarse. El hombre se dio cuenta de que tenía que cambiar de trabajo y eso decidió hacer desde su mentalidad práctica: —si no tengo ganas de levantarme será porque no me ilusiona ir, así que ¿para qué voy a perder el tiempo?— Y es que nuestro cuerpo es muy sabio y te avisa…

Cuando el despertador suena seis veces y no te levantas, no te engañes, no te inventes excusas, es el momento de actuar, es el momento de cambiar, de empezar una nueva etapa en tu vida.

TÚ DECIDES.

Gracias.

La vida continúa. Protagonízala

Miguel Ángel García

@alienaragorn

wwwelblogdemiguelangelgarcia.com

Fuente consultada: ¿Y si realmente pudieras? Pilar Jericó

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: