Cosas que aprendí en la presentación del libro.

Fotos. Presentación. Amigo.


No es lo mismo ver una presentación de una persona que piensas que te va aportar valor, elegir qué te parece importante para tomar apuntes, hacer fotos para luego tener material para escribir un post, quizás escoger esa frase atractiva y rompedora para un magnífico título que subirte al escenario (hipotético) o real y ponerte a dar una charla en la presentación de tu libro.

No es lo mismo suponer, pensar que lo vas a hacer, que atreverse y enfrentarse a ese momento ¡Como cambia!


Lo viví en mis propias carnes el día que hice la presentación de “La vida continúa. Protagonízala”, en la librería café UbikCafé de Valencia. Un sitio encantador y apropiado, rodeado de libros, donde el ambiente relajado era propicio para que la gente estuviera a gusto, pudiera conversar, conocerse e incluso por qué no, consiguiera hacerles llegar el mensaje de que el libro podría aportar valor a sus vidas.

Iluso de mí, después de ver como hay grandes comunicadores a los que leo y he podido comprobar en sus conferencias y eventos su capacidad de comunicación y de transmitir su mensaje, haciendo fácil (simplicidad en el mensaje) lo difícil (condensar tantos conocimientos) léase a Eva Collado Durán, Francisco Alcaide, Miguel Ángel Díaz, David Criado, César Piqueras, Carmen Soler Pagán, Sergio Galiana, Fran Torreblanca, Celia Domínguez, etc, personas de las que he aprendido mucho y sigo haciéndolo, he descubierto y comprendido la dificultad que conlleva.

Así que si esperabas que te iba a contar las excelencias de mi presentación, espero haberte sorprendido. Te voy a contar las cosas que me gustaron pero también las que sin duda alguna, tengo que mejorar cada día y mucho. 
Abrazo con el presentador de mi libro

No soy un vendemotos, quiero ser auténtico y como persona mostrar mi vulnerabilidad. Me identifico con la frase de Javier Hernández Aguirán del que escribiré el próximo post “Hay historias que no son éxito, pero que merecen la pena ser contadas”. Aunque mostrarse humano, con defectos y no un superhéroe de Star Wars quizás no me ayude mucho a vender mi libro :))


Por eso te voy a contar los aspectos menos positivos de mi presentación, por si tienes pensado lanzarte y ser valiente para hacer una próximamente y en especial si es la primera. También te contaré las cosas positivas. Te recomiendo que veas las conferencias de los cracks que he mencionado antes, después que visiones charlas TED de Simon Sinek, Ken Robinson, Tonny Robbins y conferencias antológicas de Emilio Duró y una que me gusta especialmente sobre la actitud, simpática y divertida de Víctor Küppers. Hay muchas más, pero siempre hay que elegir.

COSAS QUE NO HICE BIEN Y TENGO QUE MEJORAR 

EL mensaje “Menos es más”. La definición de lo esencial. ¿Qué valor aportas a los demás? ¿Por qué me comprarían el libro?
– Simplificar la estructura de la presentación.
Filtrar la información en busca de lo fascinante.
– No encontrar la diferencia para no ser uno más.
Aunque en algunos aspectos sí creo que lo fui, no ser más innovador y disruptivo, no causar sorpresa.
Exceso de nerviosismo.
– A pesar de creer haberle dedicado mucho tiempo para preparar la charla, está claro que me faltó más todavía, mucha más práctica, hasta ser automático para conseguir espontaneidad y poder transmitir de una forma más eficiente.
– Practicar, practicar, practicar…
– Exigencia, exigencia, exigencia…
Tener más tablas, las ideas se me agolpaban en la cabeza pero debido al nerviosismo me bloqueaba y algunas de ellas no pude explicarlas del modo que me hubiera gustado. 
Al depender del portátil y no tener mando, no ser yo quien controlaba cuándo pasar a la siguiente foto. 
– Llevar un micrófono en la mano. Te limita. Elimina parte de la comunicación no verbal. 
– Respirar, pausar, controlar los tiempos.
– No encontré el sentido del humor que quería transmitir.
– No estuve lo cómodo que me hubiera gustado.
– Pensar “esta gente ha empleado su tiempo en venir hasta aquí, tengo que hacerlo de cine” con lo que aumentaba la responsabilidad, el nerviosismo, me aceleraba el ritmo cardíaco, me faltaba oxígeno y no era capaz de concentrarme.
No inspiré al público.
– No fui el interlocutor apasionado y emocional que quería ser.
– No pregunté a la audiencia, no la hice cómplice. Por no hacer (al estar tan nervioso) no di opción al turno de preguntas.
EMOCIONAR.

Habéis visto que tengo muchas cosas que mejorar ¡Faltaría más! Y estoy dispuesto y empeñado en hacerlo. Pero a pesar de todas estas claves que te he contado que hicieron que la presentación de “La vida continúa. Protagonízala” no fuera como a mi me hubiera gustado, ahora te proporciono las claves que hicieron que lo pasáramos muy bien.

Charlando con los asistentes a la presentación del libro


COSAS (QUE CREO) QUE HICIMOS BIEN Y QUE CONVIENE RECORDAR PARA REPETIR EN LA PRÓXIMA.

– Elegir un sitio como UbikCafé, una librería café, donde el ambiente, la música, las personas que allí trabajaban o que estaban de charreta, aportaban un valor añadido. 
– Que un buen amigo con muchas tablas como Emilio hiciera una extraordinaria presentación a pesar del poco tiempo que le di para prepararla.
– Llevar un piano para que Edu amenizara el ambiente con su buen hacer y talento. (Gracias Edu)
– Que todas las personas que fueron, se sintieran cómodas, relajadas en un gran ambiente entre amig@s y familia.
– Reunir gente que hacía tiempo que no se habián podido ver. Hicimos de conectores de personas.
– Sacar en la presentación a Asno (el burro de Shrek), no para que te elijan, sino para que seas capaz de elegirte a ti mism@.
Empezar con una anécdota personal sobre la incertidumbre y el cambio para intentar conectar emocionalmente con el publico.
Tener a mi familia y a mis amigos cerca, porque a pesar de “mi charla” para nosotros fue un noche mágica.
– Poder hablar con todas las personas que asistieron, compartir sensaciones, emociones, risas y buen rollo. Conocer un poquito más a otras personas que tuvieron la amabilidad de estar en un día tan especial. Vaya desde aquí mi agradecimiento.
Tener la valentía de hacerlo, de lanzarme a pesar de mi inexperiencia de hablar en público. 
Querer es poder. 
Haz, con lo que tengas y haz ahora. Los recursos iran llegando.
– Aunque siempre se miden los resultados y casi todo el mundo busca el éxito ¿personal o comercial? la experiencia ha sido muy positiva. Otro reto personal logrado. Quedan muchos.
– Sentirse escritor, firmar libros, conectar con las personas.
Que tu hija de 11 años coja el micrófono y hable por él para vender libros, decirle que lo deje y momentos después tu hija de 5 años también coja el micrófono y diga —Libros,libros— mientras intentaba firmarlos…Eso, no tiene precio…

Deseo haber aportado algunas claves. 

Gracias por leerme.           
    


 

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: