¿Cómo sirve el talento y la actitud para la búsqueda de empleo? #infografía

El talento y la actitud nos pueden catapultar hacia el empleo.

“Lo esencial en el mundo del trabajo es el talento”.Luis Huete

Esta frase tan determinante lo dice todo. ¿Y cuando estamos buscando empleo, es importante el talento? Por supuesto, incluso adquiere más valor.

El talento nos tiene que servir para:

–  Gestionar el cambio.

–  Focalizar nuestros objetivos.

–  Ser creativos y diferenciarnos.

–  Rentabilizar nuestra experiencia.

–  Aprender y mejorar nuestras aptitudes.

–  Fomentar nuestra marca personal.

–  Comunicar y relacionarnos

–  Establecer un compromiso.

Este talento que vamos a utilizar para buscar empleo, puede ser innato, heredado de nuestro padres o puede ser adquiridoa base de educación y mucho trabajo que ha derivado en mayores conocimientos y habilidades. Pero el talento sin un punto de apoyo como es la actitud, se puede quedar en agua de borrajas, se diluye como las acuarelas.
Así que hagamos caso a las estadísticas que dicen que el 80% de los ascensos en las organizaciones se debe a una cuestión de actitud (ese dinamismo que necesitamos para mover el culo y conseguir objetivos) y no de aptitud (Cuántas cosas hemos aprendido, pero de poco nos servirán si no las impulsamos con nuestra actitud).

Tener la predisposición adecuada para adaptarse a un entorno diferente es vital para cualquier faceta de la vida, pero en especial para conseguir un empleo.

La actitud la utilizamos para:

– Adaptarnos a los cambios.

Conseguir nuestras metas.

– Sobresalir de los demás.

– Generar oportunidades.

Andar nuestro camino.

Hacerte más visible.

– Lograr confianza.

“No hay tanta competencia en la excelencia; la competencia la hay en los niveles de mediocridad”. David J. Schwartz

Recuerdo una colaboradora mía que muchos días cuando entraba a trabajar lo hacía bostezando y arrastrando los pies (No estudiaba, ni tenía responsabilidades familiares…) Sin embargo tenía otro vendedor, compañero suyo que llegaba siempre 25 minutos antes de empezar a  trabajar y estaba dispuesto a “comerse el mundo”.

¿Qué mensajes transmitían? El primero era claro, apatía, aburrimiento, poca implicación. El segundo también, actitud positiva, ganas de trabajar e implicación en sus funciones y en la consecución de objetivos.

La actitud supone otra  excelente palanca para mejorar nuestras posibilidades de lograr un trabajo.

También es cierto, que el día a día sin conseguir resultados puede minar esa actitud, ¡Pero entonces utilicemos el talento que tod@s tenemos!

¿Qué mensaje transmitimos nosotros cuando nos relacionamos para buscar empleo?

Gracias por compartir. Y si deseas dejar algún comentario, estaré complacido de contestar.

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: