Cómo conseguir no perder un cliente.

Hay una regla máxima en el comercio, es muy difícil conseguir un cliente, y lo que te ha costado días, meses, o incluso años lograr, lo puedes perder en un segundo, y una vez lo pierdes, ese cliente raramente volverá a comprarte.

foto: Empowernetwork

Puedes perderlo por una publicidad engañosa, con falta de atención (puede que los dependientes o vendedores no estén lo atentos que deberían), porque el producto que le vendías luego no tiene ningún parecido con la realidad, o que no haya disponibilidad de un producto y la espera sea de tres meses (o más),también puede ser que el responsable que tiene que atender una reclamación, no le da la suficiente importancia y como consecuencia, no la gestione correctamente. Incluso la atención telefónica es muy importante.
Hoy en día pocas empresas gestionan bien este apartado.

También podemos poner de ejemplo que la persona que está en la caja, que es la última persona que el consumidor trata, no sea lo suficientemente agradable o educada ( y no estoy hablando de un mal día, que eso es algo lógico y normal y lo tenemos todos) estoy pensando en la diferencia entre una sonrisa natural y educada y un mueca grotesca y forzada.
La línea es finísima entre una buena sensación y un buen feeling y un sabor amargo que el comprador siempre asociará al nombre de la empresa.

¿Dónde está la diferencia entre un buen servicio al cliente y uno mejorable? 
En un conjunto de pequeños, medianos o grandes matices. Por poner otro ejemplo: alguien entra en una tienda y la primera sensación es de orden, la iluminación te invita a pasear, hay zonas con más luz y generalista y otras ambientadas de forma más intimista, la cartelería con precios muy fáciles de leer, destacando los productos que interesan y reforzando artículos que pueden marcar la diferencia. El espacio también es importante, que puedas pasear sin agobios y sin tener que tropezar. Si no facilitas el acceso y el movimiento, la gente no accede y eso provoca cierto rechazo e incomodidad, lo que supone en muchas ocasiones el abandonar el local.

Evidentemente el producto que vendes es muy importante, pero sea un sofá, un electrodoméstico o un libro, todo lo que he comentado anteriormente es el papel que envuelve a tu negocio y cuanto más bonito más rendimiento y provechoso será para la empresa y por ende, a sus empleados.




El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: