Cambiar por miedo. Bienvenido a la plataforma ardiente.

ALT cambio miedo la plataforma ardienteCambiar por miedo. Bienvenido a La plataforma ardiente.

¿Qué hacemos cuando nos despiden de un trabajo? En la mayoría de los casos pensamos que lo hacen sin motivo y sin ningún argumento. Creemos que la culpa es de la otra parte, la organización, el directivo, el jefe/a de turno o los compañer@s que nos han boicoteado. Vaya usted a saber. El universo conspira contra nosotros y nada podemos hacer…

¿Qué hacemos cuando queremos adelgazar y no lo conseguimos con el tiempo? (Este también es mi caso) El universo vuelve a conspirar, las comidas familiares donde no podemos resistirnos, las cenas con los amigos, las promesas a los niños de llevarlos a un lugar especial…

¿Qué hacemos cuando no nos sale ni una a derechas ni a izquierdas? (Para no decantarme por ningún lado y ser neutro, ahora que la cosa para gobernar está complicada en este país :)). Que no conseguimos enderezar nuestra vida si es que es lo que pretendemos, que no hay manera de alcanzar los retos que nos hemos propuesto, que hasta perdemos el metro… ¡Vamos que así no hay manera de vivir! A esto le llamamos sobrevivir. Y es que la culpa es de…los demás, del otr@, de la empresa, del endocrino o de la única tormenta que cayó el otro día.

Y es que nos cuesta horrores asumir nuestra responsabilidad y nuestra parte de culpa de lo que nos ocurre. Va siendo hora de que empecemos a pensar que no es culpa de nadie (salvo casos excepcionales) y que los máximos responsables de lo que nos ocurre en nuestra vida somos nosotr@s.

Uno de los capítulos de “La vida continúa. Protagonízala” es La incertidumbre siempre estará. Aprende a gestionarla. Es uno de mis preferidos porque te enseña que nunca puedes dejar de asimilar las opciones de cambio que se plantean en nuestra vida. Siempre estamos en constante evolución. Cada día nos ocurren infinidad de cosas que hacen que cambiemos en algún aspecto de nuestra vida.  Y esta realidad, creo que debemos de integrarla en nuestra rutina diaria, tenemos que asumirla si queremos avanzar en nuestro camino, si queremos crecer como personas, si queremos conseguir mejorar nuestra calidad de vida.

people-1031189_1280

Como comentaba al inicio de este post, cuando la vida te “administra” un cambio radical como es buscarte la vida de nuevo para encontrar un empleo o reinventarte profesionalmente, como un posible amago de infarto debido al sobrepeso o que no te salga una bien y acabe dejándote la persona con la que compartes tu vida, es entonces cuando empezamos a ponernos las pilas y a ver las orejas al lobo. Es cuando pensamos «tendré que cambiar porque así no voy a ningún lado» Y también creo que afortunadamente la mayoría de personas lo acabamos pensando y esto hace que nos demos cuenta de que no podemos seguir igual, de que tenemos que cambiar. Esto nos ocurre cuando en las empresas necesitan un cambio organizativo:

Bienvenido a la plataforma ardiente.

Esta definición que leí en el libro “Cambia el chip” de Dan y Chip Heath, se refiere a un terrible accidente que ocurrió en 1988 en la plataforma petrolífera Piper Alpha del Mar del Norte. En esta plataforma hubo una fuerte explosión de gas que la partió en dos. Imagínate la situación, las personas que trabajaban allí tuvieron que tomar una difícil decisión: «saltar desde 45 metros de altura al mar o enfrentarse a una muerte segura permaneciendo en una plataforma que se estaba desintegrando» comentó un periodista. Un superviviente explicó: —Era saltar o morir, así que salté. Finalmente acabaron rescatándome—.

De esta triste historia se sacó una forma de expresar la necesidad de un cambio drástico en las organizaciones. Le llamaron “la plataforma ardiente”. Exponían un panorama desolador en la empresa de manera que la única solución para los colaboradores era “asumir” que tenían que saltar a un mar enfurecido y helado. Podrás imaginar que suponía esto para las personas que trabajaban en esa empresa. Habrá cambios organizativos que mejorarán los procedimientos y las posibilidades de crecer de la empresa y habrá otros cambios que no facilitarán estas opciones sino que mermarán la calidad del puesto de trabajo.

Bienvenido a la plataforma ardiente. Una triste metáfora (en ocasiones son necesarias) que puede servir para que reaccionemos y protagonicemos nuestra vida. Que puede ser útil para anticiparse a ese cambio y a saber navegar con la mejor actitud por la incertidumbre que existe en nuestras vidas.

Y es que no hay nada como el miedo para que las situaciones reales que vivimos, nos enchufen como si de un red bull (que da alas :)) se tratara.

No esperes a que te despidan para cambiar, (ojo, no hablo de un despido canalla sino de un despido por falta de ganas y actitud positiva). No esperes a verte en la plataforma ardiente para tener que tomar una difícil decisión. Podemos anticiparnos. Está en nuestras manos.

No esperes al susto en el cuerpo, (esto también me lo digo a mi mismo :)) porque entonces te verás plantado en esa plataforma ardiente que queremos evitar a toda costa y por experiencia…no te va a gustar. Podemos cambiar.

Y por último, tampoco esperes (siguiendo esta línea dramática de hoy para intentar hacerte cambiar si es lo que crees que necesitas) a que nadie te abandone ¡Faltaría más! Con la cantidad de soluciones que tenemos las personas para mejorar nuestras vidas. Pero claro, para eso quizás, debemos de imaginarnos que en algún momento podemos acabar estando en “La plataforma ardiente”.

Gracias por leerme.

La vida continúa. Protagonízala.

 

 

4 comentarios sobre “Cambiar por miedo. Bienvenido a la plataforma ardiente.

    • el Enero 25, 2016 a las 9:36 am
      Permalink

      Muchas gracias Celia. Hay que pasar a la acción sin miedo a lo que pasará, pues el resultado asegurado es el aprendizaje. Tenemos que ser capaces de crear nosotros mismos ese cambio, sin esperar a que alguien lo haga por nosotros.

  • el Enero 20, 2016 a las 8:46 pm
    Permalink

    Cambiar para no permanecer en el trabajo. Cambiar para lograr uno mejor. Cambiar para tener un nuevo jefe. Cambiar para vivir lejos del trabajo que propone un cambio que no tiene en cuenta tus principios.

    • el Enero 20, 2016 a las 9:15 pm
      Permalink

      Gracias por tu comentario Michel. Hay que asumir que la vida es un cambio constante e inevitable. No hay nada seguro, la incertidumbre siempre estará. Aunque la elección para cambiar nuestra vida depende de nosotros y nuestros valores. “Que no te elijan, elígete a ti mismo”. Un saludo.

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: