10 preguntas para Laura Borao

10 PREGUNTAS PARA LAURA BORAO

10 preguntas para Laura Borao

“De todo se aprende…y a mí me encanta aprender”.

Cuando lees un cuento o un relato de Laura, no te quedas indiferente. Tampoco cuando contemplas sus dibujos e ilustraciones. Aprecias velozmente su expresividad y su vitalidad. Su humanidad destaca por encima de todo. Tiene la capacidad y el talento de escoger las palabras para que te lleguen a tu corazón. La sensibilidad con la que escribe genera una conexión empática y sentimental que te envuelve un su halo mágico. Te atrapa y engulle en su mundo del que no quieres escapar y donde disfrutas contemplando la capacidad creativa de su imaginación. Sientes, te emocionas e inspiras dando las gracias por haber tenido el privilegio de disfrutar de sus palabras. Viendo sus ilustraciones y sus dibujos, los colores te iluminan el día, te llenan de energía tan necesitada en determinados momentos, donde nos viene bien esa alegría y vitalidad. No es nada fácil decir tanto con palabras y dibujos, y mucho menos conseguir transmitir un propósito tan claro desde el corazón.

Laura combina la pasión de la escritura y sus dibujos con su trabajo en la educación. Es profesora de un instituto de secundaria, donde utiliza el humor como fórmula para conectar con sus alumnos.

Es un placer poder tenerte en este blog Laura. Gracias por tu colaboración y por tu tiempo.

Puedes encontrar a Laura en Twitter, Facebook,  y en su maravilloso blog.

10 PREGUNTAS PARA LAURA BORAO

1-Laura, quería comenzar felicitándote por la labor educativa que realizas con tu blog. Me parece increíble. Como padre, encuentro tus cuentos y tus relatos de gran interés para aprender y entender mejor a nuestros hijos. Tus historias son valientes y reflejan muy bien la realidad de los niños y adolescentes en el ámbito educativo y familiar. Como lector disfruto de tu creatividad e imaginación y de tu facilidad para conectar con las personas. ¿Qué podemos hacer para mejorar la comunicación y la confianza con nuestros hijos?

Tanto los padres como los profesores somos sus modelos, el espejo donde se miren para actuar de la misma manera que lo hacemos nosotros. Por ello, desde bien pequeños, debemos ofrecerles y demostrarles que siempre estaremos junto a ellos. Acompañándolos en el camino. La confianza se gana dándola. El amor y el sentido común nos guiará en su educación pero hace falta escuchar. Debemos aprender a saber comunicarnos, saber expresarnos para que ellos entiendan lo que les queremos decir y a saber escucharles. Que sientan que lo que tienen que decirnos nos interesa y nos preocupa aquello que quieran contarnos por muy banal que nos parezca.

Es muy importante forjar una comunicación y confianza sólida cuando son pequeños para que, cuando sean adolescentes (y su mundo se desmorone) sepan dónde acudir…aunque piensen que somos los malvados brujos que nos dedicamos a hacerles la vida imposible.

2-En una de tus historias titulada “Ciberterror” describías muy bien como un grupo de compañeros del colegio se burlaban de la protagonista modificando sus fotos en el grupo de WhatsApp. Era el centro de atención de bromas de muy mal gusto y recibía ciberacoso por parte de sus compañeros. Por desgracia es un ejemplo que ocurre a menudo. El calvario personal de ese adolescente supone una merma de su autoestima y un trastorno radical en sus relaciones personales y su rendimiento escolar. Creo que la educación en unos valores es fundamental para luchar contra el ciberacoso o bullying, pero como profesora y madre, ¿qué más medidas deberíamos de tomar para evitar el acoso escolar?

Todo se inicia en la educación que reciben nuestros hijos/alumnos desde su más tierna infancia. El respeto y la educación en valores son esenciales para que, en un futuro no muy lejano, sepan desenvolverse ante ciertas situaciones o, incluso no convertirse en el hijo/alumno con el rol de acosador. En la prevención está la solución.

Por supuesto, y acorde con la anterior pregunta, la confianza y la comunicación evitarían mucho de los conflictos que surgen y que empeoran por no tenerlas. Ya no solamente en el supuesto padres-hijos o profesores-alumnos, también entre las familias y las escuelas debe haber una coordinación plena para ahuyentar los malos hábitos de silencio.

Recordemos que somos sus modelos y que cómo gestionemos nosotros los conflictos (aunque pensemos que no están mirando o escuchando) ellos se harán eco e imitarán.

3-En tu blog Laura Borao. Para crecer soñando comentas: “Soy de poco dormir y lo aprovecho leyendo muchísimo que es la base para saber escribir y hacer crecer nuestra imaginación”. ¿Qué lee Laura Borao y cuál es su Cementerio de los Libros Olvidados?

Como en mi blog, tengo dos secciones bien diferenciadas respecto a las lecturas:

-En primer lugar, la estantería más narrativa donde apilo narrativa muy diversa tanto en valenciano como en castellano. Carlos Ruiz Zafón y su obra La sombra del viento es mi favorita, aunque colecciono cada novela que el autor saca al mercado. Y Gemma Pasqual como autora valenciana me apasiona por la habilidad que tiene de captar al público juvenil.

Tengo que confesar que me estoy haciendo muy fan de Dolores Redondo. Me la recomendaron justo un par de semanas de ganar el Premio Planeta y me llamó la atención que luego fuera la ganadora.

-El segundo rincón se encuentra lleno de libros/artículos teóricos sobre nuevas metodologías, de cómo educar, cómo comunicar, sobre cómo trabajar con adolescentes, etc. Soy profesora y, lo mejor de todo, me apasiona lo que hago. Por eso, me siento en la obligación de estar al día de las últimas teorías sobre educación. Es primordial y disfruto con ellas porque, mientras leo, visualizo mis clases.

4-“Cuanto más espacio hagas para la quietud y el silencio, más tendrás para dar tanto a ti como a los demás” Thich Nhat Hanh de su libro “Silencio”. Te gusta el silencio Laura, pero hay que ser valiente y tener un mundo interior muy rico para enfrentarse al silencio y disfrutar de él. De hecho, hay mucha gente que no lo soporta. ¿Por qué crees que hay personas que no quieren ese silencio y no se “atreven” a mirar dentro de sí mismas?

Sin pensar demasiado en la respuesta te diría que ese tipo de gente están llenas de inseguridades, pero, al mismo tiempo que lo escribo, no me lo creo pues afirmo que soy la persona con más inseguridades que conozco. Y me gusta el silencio.

Supongo que habrá casos donde ese silencio les recuerde la soledad como algo negativo. Debe coincidir con aquellas personas que no saben respirar hondo, ni abrir los brazos y dar gracias.

Creo que todos nos debemos una conversación diaria con nosotros mismos. Verás, soy más de escuchar que de hablar (incluso en las aulas me gusta practicar este mantra, aunque en ocasiones no pueda), por eso le debo también a mi yo una atención que con el ruido que nos envuelve diariamente es imposible. Cada “yo” tiene mucho que decir y el mío no para de hablar y de reclamar ser atendido. Aprendo mucho de él.

Para mí el silencio es paz.

5-Creo que el conocimiento hay que compartirlo. Puedes leer mucho, pero si todo lo que aprendes te lo quedas para ti y no lo usas para a aportar valor a los demás, ¿qué sentido tiene? Como profesora, como educadora, como escritora y como ilustradora donde corre el arte por tus venas, tratas de ayudar a las personas. Es un objetivo que todos deberíamos tener: AYUDAR, dejando el egoísmo a un lado y poniéndonos las pilas para hacerlo, cada uno en la medida de sus posibilidades. ¿Cuál es tu idea de AYUDAR a las personas?

Creo que todos los que nos dedicamos a la docencia estamos haciendo un acto de generosidad que casi se corresponde con el nivel de responsabilidad que tenemos para con nuestros alumnos. Yo elegí esta profesión porque quería ser como aquella profesora que me ayudó, me escuchó y creyó en mí. En ocasiones no somos capaces de ver lo que podemos influir en nuestros alumnos y mi razón de ser es ayudarlos a ser personas respetuosas que logren ser lo que ellos quieran. Si por el camino han aprendido contenidos, mejor, pero no es lo esencial para mí.

Además, desde septiembre emprendí rumbo hacia el maravilloso mundo de los post. Quería ayudar y fusioné mis dos pasiones (que en realidad son tres si contamos las ilustraciones): la escritura y mi profesión. Así que, a través de los cuentos, mi intención era (y es) ayudar a padres y a profesores a gestionar determinados comportamientos y/o situaciones que en ocasiones no sabemos cómo darles solución.

Ahora alterno estos cuentos con post sobre educación, sobretodo para ayudar a la reflexión.

Todo esto con una finalidad, el bien de los alumnos. Pienso que si desde mi experiencia puedo ayudar a padres y compañeros de profesión, los beneficiados son los pequeños.

10 preguntas para Laura Borao

6-Los cuentos y las historias que escribes, tienen mucho de corazón, de pasión, de sentimiento y de emociones. No obstante, estamos en una sociedad donde nos cuesta “un poco” expresar esas emociones y sentimientos, quizás debido a una educación basada en los números y las letras, y no tanto en nuestras habilidades emocionales y creativas que se promueven más con el corazón y menos con la cabeza (aunque hay que encontrar un equilibrio entre la emoción y la razón). ¿Crees en la intuición basada en el corazón o hay que pensar más a la hora de decidir?

Creo en el sentido común por encima de todo y por tanto no puedo separar ninguna de las dos opciones. En el equilibrio está la sabiduría.

Pienso que soy más corazón, pero pienso las cosas antes de decidirme, sobretodo para no dañar a nadie con mis actos. Esto es como los dos hemisferios del cerebro, donde hay una parte más racional y otra más “hippie”. En mi caso, están en lucha (bien avenida) continua, no puede funcionar una sin la otra.

7-Tu novela “Princesa d´Or” es un libro ligero para que los jóvenes y alumnos lean sobre temas que les interesan como el amor y las aventuras. Utilizas un personaje adulto como Julia para establecer una conexión entre los alumnos y los adultos que sirva para reflexionar. Como escritor puedo hacerme una idea del esfuerzo y la determinación que supone escribir un libro ¿Qué diferencia a “Princesa d´Or de otras novelas para jóvenes? ¿Para cuándo una segunda novela?

Yo nunca me había planteado escribir “oficialmente” pues me gustaba hacerlo pero de una forma más íntima. Un día un alumno lanzó una frase en mitad de un debate sobre las lecturas de aquel curso, la importancia de leer  y que ellos no cumplían, diciendo “¿Y por qué no escribe usted uno que nos guste?”. Aunque no le di importancia en aquel momento, no paraba de repetirse en mi interior aquella posibilidad y… “¿por qué no?”, pensé después de darle muchas vueltas. Busqué temas que pudieran interesarles como la aventura, el amor, la acción y la intriga. Y surgió Princesa d’Or. La elección de una protagonista adulta era porque quería con la posibilidad que se vieran reflejados en ella en un futuro, que pensaran desde el punto de vista de Julia y que en realidad no hay tanta disparidad entre el lector y la protagonista. La escribí pensando en mis alumnos, en cómo reaccionarían, si entenderían determinado pasaje o no, si les captaría lo suficiente como para que la leyeran y les gustase. Ese era el objetivo, que la leyeran. Supongo que para ellos la diferencia era que la había escrito su “senyoreta”.

Sinceramente pienso que no debe haber mucha diferencia entre otras novelas juveniles respecto a la temática. Seguro que las hay muchísimo más buenas que esta, de mayor relevancia y calidad. Pero, no dejo de sorprenderme de lo que me pueden enseñar mis alumnos. Son mi coach sin ellos saberlo.

Referente a la segunda novela, no descartaría la vuelta del verano. 😉

8-Alguien que te quiere mucho te define de la siguiente manera: “Laura es dulce, sensible (mucho), es generosa, sabe escuchar, se preocupa de todas y cada una de las personas que le rodean. Laura es ARTE, es AMOR, es TALENTO”. ¿Dónde está el secreto para ser así?

Creo que “esa persona” no es nada objetiva y puede que haya exagerado en su definición. (jijijij)

No sé dónde está el secreto. Intento ayudar y mejorar cada día. Siempre digo que somos un cachito de lo que cada persona que nos rodea (o nos ha rodeado) ha aportado. Una coctelera de todo lo que he aprendido con cada una de ellas y lo que me aportarán es el resultado de Laura Borao. Incluso de las que me han podido dañar en un momento dado, ha forjado mi personalidad. De todo se aprende…y a mí me encanta aprender.

9-Amas el mar Laura. El mar es inmenso. Tiene zonas que conocemos muy bien, pero también espacios desconocidos y oscuros. Es una metáfora de la vida donde hay personas que se encuentran cómodas estando amarradas en el puerto y hay otras que necesitan partir para descubrirlo a pesar de que no saben lo que encontrarán. Está claro que tú has hecho muchos viajes en ese mar para experimentar y encontrar lo que buscabas. ¿Cuál ha sido el viaje más duro que has hecho? ¿Qué le recomendarías a las personas que “no se atreven a viajar” por miedo? 

El mar es inmenso e infinito y, hasta no hace mucho, yo era de las que se mantenía en la orilla, me mojaba los pies y corría a tierra firme cuando venía la ola por miedo a…no sé a qué, a cualquier cosa que pudiera ocurrir.

Es difícil romper esa barrera interior que se ha hecho fuerte durante años, alimentándose de los miedos y las inseguridades que habitan en cada uno. Pero lo mejor que he hecho en mi vida ha sido rodearme de gente que me quiere, me anima, cree en mí y me hace crecer. Ese es mi flotador, el que me acompaña en cada travesía…a pesar de los miedos y las inseguridades que siguen en mí (no puedo negarlo), en cada viaje se van haciendo más pequeños y yo más grande, más valiente y más segura.

10- En esta pregunta dejo espacio para que digas lo que quieras a los lectores del blog. ¿Cuál es tu mensaje para esta sociedad, para este mundo Laura? 

Antes de ultimar la entrevista, quería agradecerte haber contado conmigo para tu sección. Encontrarme entre grandes personas a las que entrevistas es un honor, Miguel Ángel.

Mi mensaje iría acorde con estas líneas, hay que dar gracias, gracias a las personas que nos rodean por su tiempo, por su esfuerzo, por su compañía, por sus palabras, por sus sonrisas, por lo que nos aportan (o no), por la educación que recibimos, por las oportunidades que nos dan, por sus abrazos desinteresados, por sus silencios, por los empujones necesarios para afrontar la vida, para emprender camino. Gracias por acompañarme.

Gracias Laura.

#SácalePartidoAtuVida

 

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: