10 preguntas para Emilio Monte

10 preguntas para Emilio Monte

Emilio es una persona que siempre impacta agradablemente con su presencia cuando te lo encuentras. Es un gran conversador, sencillo, humilde y con un trato exquisito con las personas. Paciente y hábil para escuchar, presto e inteligente a la hora de hablar. Debido a su profesión trata con multitud de personas y el tiempo que lleva haciéndolo junto a la experiencia que proporciona gestionar emociones y solucionar conflictos y problemas han conformado en él un perfil diplomático a la vez que eficaz para la gestión de personas.

Su compromiso y su pasión por el trabajo que hace le lleva a estar muy activo y pendiente de todas las novedades de su sector: la farmacia hospitalaria. Divulgador y conferenciante sigue el ejemplo de Picasso cuando dijo “que la inspiración me pille trabajando”. Emilio tiene un gran prestigio entre sus colegas de profesión y todos los que de una forma u otra están relacionados con la farmacia hospitalaria. Muy activo en redes sociales, las entiende como una manera de divulgar contenidos de interés y aprender de todos y entre todos.

Es Jefe de Sección del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia y dirige la Unidad de Atención Farmacéutica a Pacientes Externos. Doctor en Farmacia, diplomado en Nutrición y en Farmacología Aplicada en Atención Farmacéutica. También tiene un Máster en Farmacoterapia, un Máster Propio Internacional de Seguimiento Farmacoterapéutico al Paciente VIH/SIDA de la Universidad de Granada y un Máster en Gestión Hospitalaria de la Universidad de Alcalá. Lo mejor de todo es que Emilio es una persona sencilla con la que puedes hablar largo y tendido tomando un café.

Gracias Emilio por colaborar con estas 10 preguntas:

1-En tu profesión tienes que estar aprendiendo novedades constantemente. El cambio es una seña de identidad. Tenéis que evolucionar y adaptaros a la nueva información que con seguridad mejorará la calidad de vida del paciente. ¿Cómo de importante es esa actitud para el cambio y qué hacéis para introducirlo en el ADN de los que se incorporan nuevos al equipo?

Antes de contestar a esta primera pregunta me gustaría mucho agradecerte tu presentación y que hayas pensado que yo pueda aportar algo de mi experiencia en esta serie de “10 preguntas para…” en la que ya han colaborado primeros espadas de marca personal, inteligencia emocional o gestión de equipos y personas. Para mí es un honor.

Respecto a tu pregunta, efectivamente, el mundo de la salud está en permanente evolución y cambio y cada día a una mayor velocidad. Por eso resulta imprescindible estar siempre al día, con la mente abierta y con una actitud proactiva al cambio para adaptarnos (y, a ser posible, adelantarnos) a los nuevos tiempos. Echando la vista atrás, veo claramente cómo hemos evolucionado y hemos innovado en muchos aspectos de nuestro trabajo. De hecho, de no haber sido así, seguramente no habríamos podido sobrevivir. Respecto al modo de introducir los cambios, tengo muy claro que sólo es posible contando con el conocimiento y la experiencia de todos los miembros del equipo, que son los que en el día a día mejor conocen el funcionamiento, las carencias y los puntos de mejora sobre los que actuar. De este modo, el objetivo es que cualquier persona que se incorpore nueva al equipo asuma los cambios de modo natural. Además, ten en cuenta que yo trabajo en la función pública, de modo que apenas puedo influir sobre el perfil de las nuevas incorporaciones. El proceso natural debería ser, en mi opinión, poder intervenir en la selección de los perfiles de personas que se adapten mejor al equipo. Pero, al no ser así, lo importante es que sea quien sea la persona que se incorpore lo haga asumiendo cualquier cambio de forma natural y sabiendo que ha sido implementado con la colaboración de todos.

2-La cantidad de información que manejamos hoy en día en cualquier sector es enorme. Creo que una de las claves para ser más productivos es gestionar esa información de manera eficaz para no provocar un embudo que colapse el funcionamiento de una sección o equipo. Uno de los males de esa productividad está en la burocracia y el “papeleo” que tanto tiempo consume. ¿Cuál es la fórmula para encontrar la información relevante e imprescindible además de “echar muchas horas” o utilizar un departamento para el Big Data?

Lo de “echar muchas horas” es inevitable. Como te he comentado, el volumen de información que se genera en el entorno sanitario es enorme y con un crecimiento exponencial. Sin duda el Big Data es el futuro inmediato en salud y una buena gestión del mismo va a cambiarlo todo.

A nivel más próximo a mi día a día, tratamos de desarrollar y disponer de herramientas que nos permitan tener una información de calidad de lo que se denomina Real World Data. Es decir, disponer de información fiable de lo que está sucediendo en la realidad de la asistencia sanitaria y, lo más importante, que nos permita tomar decisiones en base a ella. Ten en cuenta que lo que se denomina “Medicina basada en la evidencia” se sustenta fundamentalmente en resultados obtenidos de ensayos clínicos que, en muchos casos, están muy alejados de la vida real (por el tipo de pacientes que se incluye, duración de las intervenciones, comparadores utilizados…). Si podemos disponer de información del “mundo real” y a tiempo real, seremos capaces de tomar mejores decisiones con mayor seguridad.

Finalmente, a nivel individual, creo que cada profesional sanitario debe ser capaz de gestionar la inmensa cantidad de información que le llega de una forma eficiente. Para ello la tecnología nos ayuda enormemente. Personalmente yo utilizo a diario una herramienta muy potente, el RSS (Real Simple Syndication), que permite seleccionar el perfil de información que te interesa, las fuentes de donde la quieres obtener y que, además, te llegue sin tener que ir a buscarla. Con la potencia de esta herramienta, me sorprende ver que todavía hay un buen número de profesionales sanitarios que no la utilizan o, en el peor de los casos, que ni siquiera la conocen… Ahora bien, con este tipo de herramientas recibes la información ya filtrada según tus necesidades pero, una vez recibida, el reto es almacenarla de forma adecuada para tenerla disponible cuando la vayas a necesitar. En mi caso, para ello utilizo dos herramientas: Evernote (para todo tipo de información) y Mendeley (para la gestión de artículos científicos y otros tipos de publicaciones). La buena gestión de este tipo de herramientas ayuda a mejorar significativamente tu productividad.

 3-“Para liderar a los demás primero hay que liderarse a uno mismo” esta frase de César Piqueras, un experto en el tema que trabaja como Coach y Asesor en la mejora individual y de equipos en las empresas, nos indica el camino del liderazgo. ¿Qué cualidades crees tú que debe de tener un líder?

En esto voy a ser muy breve, porque tengo muy claro cuales son las principales cualidades de un líder. En primer lugar, el líder debe ser capaz de crear un entorno de trabajo tal, que todo el mundo quiera pertenecer a él, formar parte del mismo. En segundo lugar, un buen líder debe ser capaz de sacar lo mejor de cada miembro de su equipo. Finalmente, el líder debe predicar con el ejemplo, ya que si no es así, los miembros del equipo percibirán que algo falla.

Indudablemente hay más cualidades que definen a un buen líder, pero en mi opinión estas son las tres principales. Y no es fácil. Yo intento continuamente ponerlas en práctica y espero conseguirlo algún día.

 4- Como conferenciante y como oyente de muchos eventos relacionados con tu profesión, has viajado por multitud de sitios e interactuado y conocido a un gran número de personas. Puede que debido a esto, te hayan surgido colaboraciones o hayas creado sinergias. Algun@s le llaman Networking, otros lo definen como “saber relacionarse”. ¿Qué necesitamos las personas para relacionarnos mejor?

Efectivamente, en mi entorno es muy frecuente el trabajo colaborativo a la hora de realizar estudios de investigación, elaborar documentos de consenso, participar en grupos de trabajo… Además, las TIC nos han ayudado mucho y nos han facilitado el poder llevar a cabo todo tipo de proyectos colaborativos y multidisciplinares. Pero en el fondo, lo más importante, creo que es querer relacionarse de verdad y tener una actitud abierta que facilite esa relación. En definitiva, tener ganas de compartir conocimiento y, a la vez, de aprender de los demás. En este sentido, en lo que se refiere a compartir y aprender, creo que es fundamental la humildad y la confianza. Sin una actitud humilde y de confianza con las personas con las que estableces una red colaborativa es difícil mantener una buena relación a lo largo del tiempo.

5- He leído recientemente un libro titulado “Ikigai”, un libro de Héctor García y Francesc Miralles. Esta palabra japonesa significa “vida” y “valer la pena” (te escribiría los símbolos japoneses, pero no los encuentro en el teclado J ) Comentan los autores del libro que en una aldea de Okinawa que le llaman la “aldea de los centenarios” hay más personas mayores de 100 años por 100.000 habitantes que en cualquier otra región del planeta. Las claves son tener un “Ikigai”, un motivo por el que vivir y pertenecer a un “moai” un grupo informal con intereses comunes que se ayudan entre sí. ¿Cuál es tu razón de ser Emilio, cuál es tu “Ikigai”?

Pues si te dijera una razón concreta te estaría engañando. Cuando veo a personas que dicen tener tan clara cual es su razón de ser en la vida, por una parte siento cierta envidia ya que debe ser un motor muy potente. Pero, por otra, me cuesta creer que exista una única razón y, además, seguramente no debe ser bueno y puede derivar en obsesiones y hasta en fanatismo. Yo soy mucho más simple. Desde luego el principal motor de mi vida es mi familia, especialmente mis hijos, ya que con ellos se establece un compromiso vital desde el momento en que nacen. Y realmente su educación y su formación (en el sentido más amplio de la palabra) seguramente es lo que más me ocupa y a la vez me preocupa. Por lo demás, más que grandes proyectos, lo que me gusta aprovechar y disfrutar de cada momento con mi familia y amigos y practicar con ellos las cosas que me gustan (viajar, hacer deporte, la música, los ratos de ocio, salir a cenar o a tomar algo…). Como ves, nada especial. O sí…

10 preguntas para Emilio Monte 2

 6- Ahora le toca el turno a la tecnología y las redes sociales. A estas alturas del siglo XXI hay un montón de personas que no le encuentran utilidad a las redes sociales y a las apps. También hay gente que las utiliza a diario, pero aquí habría que diferenciar los que las “usan” y los que “dependen” de ellas. ¡No podemos vivir sin el móvil! ¿Qué opinas sobre las Redes Sociales? ¿En qué medida han cambiado nuestros hábitos de comportamiento?

Yo creo que quien dice que no le encuentra utilidad a las redes sociales y a las apps es que las ha probado poco. Sin duda las redes sociales han cambiado radicalmente la forma en la que nos relacionamos. Y más que la van a cambiar… En mi opinión es algo que no es ni bueno ni malo, simplemente es así. Y no hay más que ver a los jóvenes, como las tienen absolutamente incorporadas en su vida diaria. Creo que la clave de las redes sociales es que cada uno debe encontrar cual es la utilidad real que tienen para él y tratar de sacar el máximo partido de ellas. En mi caso, aunque inevitablemente también en el ámbito personal, utilizo las redes sociales principalmente a nivel profesional. Y en este sentido tengo clarísimas cuáles son sus bondades (y sus riesgos o inconvenientes, que también los tienen). De hecho, en estos últimos años las redes sociales me han permitido estar en contacto con mucha gente que me aporta muchísimo y que seguramente nunca hubiera conocido fuera de este ámbito por distancia geográfica o por pertenecer a entornos profesionales muy distintos. He tenido la suerte de participar en diversos proyectos multidisciplinares basados en redes sociales que difícilmente se hubieran podido llevar a cabo a través de medios más “tradicionales”. Incluso hemos podido poner en marcha proyectos interesantes entre personas que, en algunos casos, nunca hemos coincidido físicamente. Si te paras a pensarlo, esto tiene un potencial enorme.

Por otra parte, otra de las grandes ventajas de las redes sociales es que dan voz a todo el mundo para poder expresar nuestras opiniones y para participar en discusiones o debates a los que nunca tendríamos acceso sin ellas. Y esto también tiene una fuerza increíble (y si no, que les pregunten a los políticos…). En definitiva, creo que las redes sociales han transformado la forma de relacionarnos las personas, pasando de una relación vertical (y jerarquizada) a una relación mucho más horizontal en la que todo el mundo tiene voz. Por cuestión de tiempo (esto daría para mucho) no entraré en detalles, pero en el ámbito de la salud esto tiene una trascendencia enorme y supone un cambio radical en la relación entre el paciente y el sistema sanitario y los profesionales que en él trabajamos.

7- Los profesionales como tú que tenéis vocación de servicio y de colaborar y ayudar a los demás, destacáis según mi modo de ver, en una motivación sobresaliente y en buscar soluciones a los pacientes. Decía Schopenhauer que “la salud no lo es todo; pero sin ella, todo lo demás es nada”. En estos tiempos que corren, dicen los expertos que el estrés es la mayor causa de muchas enfermedades. ¿Qué opinas sobre este tema?

Bueno, este es un tema que daría para hablar largo y tendido. Evidentemente corren unos tiempos en los que la ansiedad o el estrés están muy presentes en la sociedad e, indudablemente, afectan a la salud de las personas. Otra cosa es que se pueda considerar la causa que origine una enfermedad. También podríamos hablar acerca de lo que se denomina el “disease mongering”, que viene a ser la creación y promoción de determinadas enfermedades o síndromes a partir de un conjunto de síntomas (muchos de ellos relacionados con el estrés o con el mundo de las enfermedades mentales) que tan de moda está en los últimos años. Incluso existen webs que, buscando denunciar esta práctica, te permiten generar miles de diferentes trastornos de tipo psiquiátrico que, evidentemente, son falsos. Es decir, seguramente estamos viviendo una época de sobre diagnóstico de enfermedades por intereses de todo tipo.

En cualquier caso, hay una cosa que la mayoría de profesionales sanitarios tenemos clara y es que la sociedad actualmente está hipermedicalizada. En este sentido, parece claro que muchas veces se prescriben medicamentos para tratar situaciones que podrían resolverse con medidas no farmacológicas pero que, por todo tipo de presiones (a veces incluso del propio paciente) se resuelven prescribiendo un medicamento. Es un tema muy complejo, que no podemos abordar aquí, pero evidentemente hay muchas situaciones en el mundo sanitario que se resolverían mejor con otro tipo de intervenciones pero que son difíciles de poner en marcha por múltiples cuestiones como la presión asistencial, financiación, temas culturales… Pero también quiero destacar que hay que tener cuidado con las pseudociencias que intentan posicionarse en este contexto. En este sentido yo me posiciono claramente en contra de todas aquellas prácticas que no han demostrado ningún beneficio con una base mínimamente científica y que, en mi opinión, suponen un grave riesgo para la salud de las personas (no tanto por el daño que puedan hacer, sino por la pérdida de tiempo que suponen para tratar adecuadamente la enfermedad de la persona).

8- Esta pregunta está relacionada con la anterior. Como experto en farmacología, me viene como anillo al dedo. ¿Piensas que nos medicamos demasiado? ¿Qué importancia tiene una actitud positiva y creer que te puedes “curar” para afrontar una enfermedad?

Bueno, como te he comentado en la pregunta anterior, sí creo que nos medicamos demasiado. Respecto a la actitud positiva, sin duda alguna influye. No tanto en el sentido de que tenga un efecto directo sobre la enfermedad, sino en que te va a ayudar a hacer mejor ese recorrido que supone la evolución de la enfermedad y a afrontar mejor los duros momentos. Además, está muy claro que una actitud positiva te permite soportar mejor los efectos adversos (en algunos casos, como la quimioterapia, realmente fuertes) del tratamiento y te ayuda a mantener una fuerte motivación para cumplir adecuadamente con el tratamiento, lo que puede tener un efecto muy significativo en la evolución de la enfermedad.

9- Una pregunta fácil Emilio. ¿Qué libro, blog o estudio que hayas leído te ha impactado positivamente y te ha hecho reflexionar como para recomendarlo a los lectores del blog?

En fin, eso de que es una pregunta fácil… La verdad es que a nivel profesional estoy enganchado a algunos blogs “de cabecera” que me resultan muy útiles en el día a día, no solo en cuanto a farmacoterapia sino también dedicados al mundo de la gestión sanitaria. En cuanto a libros, cada vez tengo menos tiempo para leer y cuando lo hago me gusta la lectura de novelas por aquello de desconectar un poco. Siempre tengo alguna novela en marcha (ahora mismo estoy leyendo “El náufrago de la Gran Armada” de Fernando Martínez Laínez, la anterior fue “El poder del perro” de Don Winslow, ambas muy recomendables…), aunque a veces tardo meses en terminarlas en función de las horas que puedo dedicarles.

Ya en otro orden de cosas, el año pasado tuve la suerte de escuchar una conferencia de Andy Stalman que, como sabes bien, es un gurú del branding o marca personal. Me impactó mucho esa charla, me pareció que no era “más de lo mismo” que se escucha de tanto “conferenciante” en los últimos tiempos y me atrajo un libro suyo (Brandoffon) que, aunque no es nuevo, me parece que es muy ilustrativo acerca de cómo gestionar tu marca personal y la influencia de internet y las redes sociales en ella.

Por otra parte, me voy a permitir una pequeña licencia acerca de tu libro “La vida continúa. Protagonízala”. A lo mejor no soy objetivo y quizás el hecho de haberlo escrito tú y conocer tus circunstancias, cómo se gestó, todo el esfuerzo que invertiste… influya en mi percepción, pero me parece un libro muy recomendable por dos motivos. En primer lugar, porque es difícil encontrar en tan poco espacio tantas referencias y citas de autores de primera línea en marca personal, gestión de personas o inteligencia emocional. Y, en segundo lugar, porque está escrito a partir de una experiencia real, vivida por el autor (es decir, por ti) en primera persona y que busca aportar esa experiencia a la gente que se encuentre en circunstancias complicadas. Es decir, a diferencia de muchos otros, no es un libro escrito exclusivamente desde planteamientos teóricos. En ese sentido, me parece un libro muy recomendable y que además se lee con facilidad.

Finalmente, decirte que tengo ganas de leer el último libro de Risto Mejide (X), ya que es un personaje que me atrae mucho y me han hablado muy bien del libro. Cuando pueda…

10- Como menciono en mi libro “La vida continúa. Protagonízala”, «la vida es lo que hacemos de ella» es un aforismo tibetano. ¿Qué mensaje lanzarías tú a la vida y al mundo?

La verdad es que no soy de los que le gusta dar consejos ni de lanzar grandes mensajes o frases profundas, aunque reconozco que muchas de ellas son muy ciertas y te hacen pensar. En todo caso, ya que me lo preguntas, yo diría dos cosas que me parecen fundamentales. Una, tratar de crear un entorno agradable a todas las personas a las que quieres. Parece sencillo, pero reconozco que lamentablemente muchas veces uno se da cuenta de que no es así. Y la otra es poner pasión en todo lo que hagas. Sea lo que sea, por afición o por obligación, con o sin vocación, en el trabajo o en tu vida personal, intenta hacer las cosas lo mejor que puedas. Creo que es la única forma de poder irte a dormir tranquilo todas las noches.

“Pon pasión en todo lo que hagas”.  Emilio Monte.

Gracias Emilio.

 

Deja un comentario

El blog de Miguel Ángel García

  • Crecimiento personal
  • Libros
  • Entrevistas

¡Gracias por subscribirte!

A %d blogueros les gusta esto: